Seguridad

La industria alemana, en el punto de mira de los ciberatacantes

Fabrica de coches | Fuente: Thikstock

Dos tercios de las fábricas germanas ha sufrido un ciberataque en los últimos tiempos. Incidentes que no son precisamente inocuos: el coste asociado a estas acciones ronda los 50.000 millones de euros.

Los ciberatacantes no son tontos, más bien entre ellos encontramos a algunas de las mentes más brillantes de la era digital. Y como tales, saben de sobra a quién deben atacar para obtener el mayor beneficio posible. Aunque es cierto que la democratización y commoditización de las ciberamenazas ha impulsado las campañas masivas, no dirigidas a un único target, igual de cierto es que algunos segmentos siguen siendo objeto de deseo por parte de los hackers con malas intenciones.

Uno de estos segmentos en alerta máxima es la industria, el motor que mueve la producción de todo tipo de productos, maquinaria y dispositivos avanzados. Un área de actividad donde un ciberataque puede suponer no sólo pérdidas económicas inmediatas, sino también la interrupción de la fabricación por un período indeterminado e incluso el robo de la propiedad industrial en favor de otras empresas (o países) rivales.

Las 10 Startups más prometedoras de Alemania

Quizás por todo ello es tan relevante que la asociación alemana del sector tecnológico, Bitkom, haya revelado una encuesta en la que se afirma que dos tercios de las fábricas germanas ha sufrido un ciberataque en los últimos tiempos. Incidentes que no son, como comentábamos, precisamente inocuos: el coste asociado a estas acciones ronda los 50.000 millones de euros.

Según Bitkom, las pequeñas y medianas empresas -que forman la columna vertebral de la economía alemana- son particularmente vulnerables a los ataques cibernéticos.

Y si se están preguntando cómo lo hacen los ciberdelincuentes para inmiscuirse en algo tan sensible como la industria, no piensen en nada demasiado complicado. El mismo informe detalla que un tercio de las empresas industriales admitió que los teléfonos móviles de sus empleados habían sido robados y un cuarto más reconoció que habían perdido datos confidenciales.

La encuesta también detectó que los ciberdelincuentes habían empleado otras técnicas para interrumpir la fabricación alemana. Por ejemplo, el 19% dijo que sus sistemas de TI y producción habían sido saboteados digitalmente, mientras que el 11% informó que sus comunicaciones habían sido interceptadas.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.