Seguridad

Intel ya ha recibido 32 demandas colectivas a causa de Meltdown y Spectre

Intel obtuvo un 7% menos de beneficios en 2017

Accionistas y consumidores han presentado una treintena de demandas colectivas contra Intel, principalmente debido a que esta multinacional ocultó las vulnerabilidades Meltdown y Spectre durante seis meses.

El popular fabricante de chips Intel está atravesando por uno de los momentos más delicados de su larga historia. Al profundo proceso de reestructuración de la firma (con el objetivo de reducir su dependencia del decadente mercado de PCs para apostar por el segmento corporativo, la nube y el IoT) se unen los agridulces resultados financieros (caída del 7% interanual en 2017), las salidas de algunos de sus ‘pesos pesados’ (como Carlos Clerencia, máximo directivo en España), la pérdida del liderazgo de la industria de semiconductores (honor que ostentaba desde 1992) y, por supuesto, las archiconocidas vulnerabilidades Meltdown y Spectre.

Estos dos agujeros de seguridad sacaron lo peor de Brian Krzanich, CEO de la compañía, que vendió sus acciones antes de que se hiciera pública la noticia. Tampoco ayudaron los rumores que se desataron en un inicio y que hablaban de una pérdida de rendimiento a causa de los parches para paliar el problema que rondaría el 30%. Finalmente, la compañía azul confirmó que este descenso se quedaba en un 6% de media.

Lista completa de procesadores de Intel afectados por Meltdown y Spectre

Y esta semana se ha sumado otro inconveniente más que Intel tendrá que afrontar por culpa de Meltdown y Spectre: las demandas colectivas, tanto en EEUU como a escala internacional. Según ha desvelado la firma en una declaración al regulador norteamericano, actualmente hay 32 demandas colectivas en torno a sus vulnerabilidades de seguridad, 30 de ellas promovidas en nombre de los consumidores y dos en nombre de varios accionistas.

Las acusaciones pivotan sobre varios argumentos, aunque en todos ellos se destaca el hecho de que Intel ocultara la existencia de estos defectos nada menos que seis meses (Google informó del problema en junio de 2017). Por ejemplo, los accionistas denuncian las declaraciones “falsas y engañosas” de los directivos de Intel conocedores de los fallos durante este período, que les llevaron a comprar títulos de la compañía sin información verídica del estado y los riesgos de la multinacional.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.