Seguridad

Un informe del Parlamento británico reclama más protección para los metadatos

Tecnológicas modificarán su política de privacidad el año que viene, según IDC
Escrito por Redacción TICbeat

Para conocer en profundidad los hábitos e intereses de un ciudadano no hace falta saber lo que dice en un correo o una llamada. Quizá baste con saber a quién llama o escribe.

Revelaciones como las del exempleado de la NSA Edward Snowden han desatado en los últimos tiempos la indignación de ciudadanos de todo el mundo, escandalizados por la posibilidad de que su gobierno o el de otro país puedan espiar el contenido de sus correos electrónicos y sus llamadas de teléfono.

No obstante, para conocer en profundidad los hábitos y costumbres de un individuo no hace falta escuchar lo que dice por teléfono o lo que escribe en un mensaje de Facebook. A veces es suficiente con saber a quién llama o escribe. Ésa es la tesis defendida por un informe elaborado por un comité del Parlamento de Reino Unido, que solicita que lo que se conocen como metadatos –el historial de navegación de un ordenador, los datos del GPS de un móvil, el registro de llamadas de un teléfono- obtengan una mayor protección que la actual antes de ser revelados a las autoridades. La propia definición de los metadatos señala que, en realidad, éstos son, precisamente, datos que describen otros datos.

Esta recomendación del Parlamento británico asegura que la combinación de varias capas de esos datos puede ofrecer a quien la realiza una panorámica bastante exacta de lo que una persona hace a diario, e incluso de detalles aún más íntimos como su estado de salud o sus preferencias sexuales. La proximidad del Internet de las cosas y su flujo constante de datos procedentes de todo tipo de objetos conectados no hace sino acentuar este temor.

“Aunque no desvele el contenido de conversaciones, dicha información puede llegar a revelar mucho sobre la vida privada de una persona, como sus hábitos, gustos y preferencias”, señala el texto, “por lo que existe preocupación legítima en torno a cómo está protegida”.

Lo que los autores de la recomendación quieren poner de relieve es que lo que sucede en Reino Unido, y lo habitual en otros países, es que la legislación protege más el acceso al contenido de los datos –es decir, de las llamadas y los correos- que al de los metadatos, y que, sin embargo, la recolección de éstos últimos es, a su juicio, igual de invasiva, si no más todavía, que lo anterior. Para ello se basan en las filtraciones realizadas por el propio Snowden.

En declaraciones al Wall Street Journal, el portavoz de la organización Privacidad Internacional Mike Rispoli ha reconocido que estos metadatos no revelan demasiado por separado. “Pero los últimos avances tecnológicos permiten que sean analizados y combinados de maneras que resulten increíblemente reveladoras, creando un perfil muy completo de la vida personal de los ciudadanos”.

La protección legal de los metadatos ha de ser, a juicio de los autores de este informe, al menos tan estricta como la del acceso a lo que se dice en las llamadas y mensajes.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.