Seguridad

Gran golpe policial en España al uso de criptomonedas en el tráfico de drogas

Escrito por Marcos Merino

La organización (fundamentalmente un clan familiar) operaba desde Granada y producía y distribuía sustancias psicoactivas en la Deep Web. Se han incautado drogas por valor de 12 millones de euros, y criptodivisas por valor de 4,5 m.

El pasado jueves, España se convirtió en el escenario de la mayor intervención policial europea vinculada al mundo de las criptodivisas. Una operación conjunta (bautizada como ‘Operación Dyer’) de la Guardia Civil, Vigilancia Aduanera y la policía austriaca, con la colaboración de la Europol, permitía desarticular una organización familiar dedicada al tráfico drogas que operaba desde Ogíjares (Granada).

Concretamente, distribuyeron a nivel mundial más de 100 de las llamadas ‘Nuevas Sustancias Psicoactivas’: tan sólo el valor en el mercado de la cantidad de estupefacientes incautada (que incluía, por ejemplo, 800.000 dosis de LSD) superaba los 12 millones de euros.

La matriarca del grupo, de 65 años y con conocimientos de administración empresarial, era el ‘cerebro criminal’ de esta organización que operaba a través de redes sociales y foros de la Deep Web, realizando transacciones a través de plataformas como PayPal, Payward o Payvision, y que para preservar su identidad, dividió y almacenó en múltiples ‘monederos electrónicos’ una cantidad de criptodivisas (509 Bitcoins, tókens IOTA y Lumen, etc) equivalente a unos 4,5 millones de euros.

Detenida en España una banda de cibercriminales dedicada al blanqueo de dinero mediante bitcoins

Según la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, los ocho miembros de esta organización (que llevaba operando desde 2012) eran todos integrantes de una “familia normal” que llevaban “una vida sencilla”, pero algunos de ellos, responsables de la manipulación de la materia primera, eran también químicos titulados que habían establecido laboratorios clandestinos en Alhendín (Granada) y La Pobla de Vallbona (Valencia).

Su ‘caza’ por parte de los cuerpos de seguridad del Estado empezó en 2015, a raíz de la interceptación de un paquete sospechoso en Baviera (Alemania), que permitió tirar del largo hilo de empresas y sociedades offshore vinculadas a esta organización de tráfico de drogas. Por ahora se ha identificado a un socio de esta red en la ciudad neerlandesa de Ámsterdam, así como a un ciudadano paquistaní que habría ejercido como intermediario y que habría realizado intercambios en un hotel madrileño.

Vía | El Mundo

Imagen | Simba tango

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.