Seguridad

Estados Unidos declara la guerra a las ‘robocalls’ y los estafadores telefónicos

grabar llamadas de telefono en iPhone y Android

La FCC deja a un lado su lucha fanática contra la neutralidad de la Red para acabar con el acoso telefónico de los estafadores que usan llamadas automatizadas para robar datos financieros a insensatos ciudadanos.

Estados Unidos está en pie de guerra contra los conocidos como ‘robocalls’, una práctica por la que estafadores de toda índole emplean llamadas automatizadas y pregrabadas que acosan a grandes cantidades de ciudadanos sin descanso. Una práctica abusiva (se estima que los norteamericanos reciben en torno a 2.500 millones de llamadas de esta clase al mes) y a todas luces ilegal que la Comisión Federal de Comunicaciones quiere perseguir de una vez por todas.

El esbirro de Donald Trump, Ajet Pai, emprende así la que quizás sea la única medida honesta y moralmente aceptable de su mandato, calificando las ‘robocalls’ como un “infierno” ante el que se debe actuar “como un policía agresivo”. Por el momento, el organismo regulador ha aprobado buscar nuevas fórmulas para ayudar a los consumidores acosados y establecer nuevos estándares que aseguren que las llamadas telefónicas proceden de números legítimos.

En concreto, la FCC quiere un sistema fiable de verificación que evite que un estafador pueda hacerse pasar por un banco, un cobrador de deudas, una agencia gubernamental u otra entidad de renombre. En esos casos, los estafadores podrían pedir datos financieros o información confidencial que poder usar luego en compras online y otras operaciones fraudulentas, informa Reuters. Asimismo, la FCC también quiere evitar las llamadas no deseadas después de que una persona recibe un número de teléfono reasignado; es decir, que ya ha sido utilizado por otro ciudadano con anterioridad.

Eso sí, no todos los méritos son atribuibles a la gestión de Ajet Pai, más conocido por su odio casi fanático a la neutralidad de la Red. Y es que todas estas medidas tienen su origen en un grupo de trabajo creado el pasado año, donde más de 30 expertos de empresas tecnológicas y operadores de telecomunicaciones trataron de encontrar una solución contra las ‘robocalls’. Si bien esa iniciativa culminó sin ninguna medida en firme (debido a la complejidad técnica de filtrar los textos y llamadas legítimos de los que son estafas), lo cierto es que su espíritu decidido contra estas prácticas es el que ha permitido tener hoy esta iniciativa en pie.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.