Seguridad

España, uno de los países europeos que más ciberamenazas avanzadas recibe

defensa industria acuerdo ciberseguridad

Sólo España registró más del 50% de las amenazas avanzadas, conformándose como el país con más alertas asociadas con amenazas informáticas en el sur de Europa.

España es una víctima muy destacada en cuanto a amenazas persistentes avanzadas (APT)  se refiere, dentro de la región EMEA. Así lo constata un reciente estudio de FireEye referente a la segunda mitad de 2015 y en el que se resalta cómo España, Turquía, Israel, Bélgica, Luxemburgo, Alemania y Gran Bretaña han sido los países más atacados, representando más del 60% del total de las alertas asociadas a amenazas avanzadas.

Sólo España registró más del 50% de las amenazas avanzadas, conformándose como el país con más alertas asociadas con amenazas informáticas en el sur de Europa. Una cifra que cobra aún más importancia si se tiene en cuenta que el número de alertas únicas se ha duplicado en el sur de Europa durante ese período.

El ransomware sigue constituyendo una amenaza para las organizaciones y el ciclo de vida de desarrollo de software malicioso es tan corto que muchas compañías siguen luchando contra él. Además, los cibercriminales continúan utilizando macros incrustadas en los documentos de Microsoft Office para distribuir contenido malicioso. Por sectores, las amenazas avanzadas se dirigen cada vez más contra los gobiernos y la industria de servicios financieros y ha habido un aumento significativo de los ataques dirigidos a la industria aeroespacial y de defensa.

La ciberseguridad y su impacto en los consumidores

El informe también detalla que un 66% de los encuestados que esperan que, si se ha producido una fuga de información en una organización que dispone de sus datos, les sea comunicado inmediatamente y el 91% desearía que se les hiciera saber en un plazo de 24 horas.

Además, el 60% de los consumidores estaría dispuesto a tomar medidas legales contra las organizaciones si sus datos personales fueran sustraídos y utilizados con fines delictivos como resultado de una violación de datos; mientras que otro 73% dejaría de comprar en una organización si descubriera que el robo de sus datos se debió a una fallo de seguridad.

Por otro lado, el 51% considera que la seguridad es un factor determinante a la hora de comprar en una compañía, frente al 48% que estaría dispuesto a pagar más por un producto o servicio en una compañía que contara con mayores medidas de seguridad y protección de los datos. A su vez, el 25% de los encuestados por FireEye cree que sus datos estarían menos seguros en una compañía que hubiera sufrido un ataque informático frente a otra alternativa.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.