Seguridad

Un emoticono ya puede ser evidencia judicial en EEUU

Un emoticono ya puede ser evidencia judicial en EEUU
Escrito por Redacción TICbeat

Son varios los casos en los que los tribunales tuvieron en cuenta el uso de los emoji en las redes sociales a la hora de juzgar a los acusados.

Un adolescente norteamericano de 17 años llamado Osiris Aristy publicó en una de las actualizaciones de su perfil de Facebook varios emoticonos: uno representaba a un policía; los otros tres, a pistolas que le apuntaban. Tres días después estaba detenido, y no solo se le acusaba de posesión de armas y drogas, sino también de amenaza terrorista. Aquellos emoji tenían la culpa.

No es el único caso de emoticonos que llegan a los tribunales en Estados Unidos, un país en el que la justicia parece especialmente estricta con los ataques de rabia espontánea de algunos usuarios en redes sociales. La revista Wired recopila en este artículo otros ejemplos.

Está también el de Silk Road, el mercado negro online en el que, mayoritariamente, se distribuía droga y que ya fue cerrado. Cuando el que fuera identificado como su creador, Ross Ulbricht, fue juzgado, la jueza Katherine Forrest pidió al jurado que tuviera en cuenta la puntuación y los emoticonos que figuraban en las evidencias presentadas.

Por otro lado, es sonado el caso de Anthony Elonis, del que ya nos hicimos eco en TICbeat, puesto que abrió en Estados Unidos el debate sobre si fantasear con la violencia en Facebook debía ser considerado delito o no. A Elonis se le condenó en 2011 a 44 meses de prisión por imaginar en su perfil de Facebook la muerte de su ex mujer, de agentes de policía y de los maestros de la guardería de sus hijos, entre otras personas. Entre las evidencias presentadas contra Elonis, figura un post de Facebook que fue considerado especialmente amenazante porque incluía un emoticono que sacaba la lengua. Así: :P.

En ninguno de los casos aquí mencionados el emoticono es lo único de lo que se acusa al condenado o imputado. Sin embargo, la presencia de esta faceta del lenguaje online en las imputaciones lleva a algunos a hacerse preguntas. La primera afecta también a los mensajes que solo son de texto, y es la eterna: hasta dónde se puede coartar la libertad de expresión en nombre de la seguridad, y viceversa.

Por otro lado, un mismo emoticono, como un ‘me gusta’ de Facebook, puede tener muchos significados distintos más allá del literal: puede ser compasivo, solidario, irónico o puramente malicioso. Así, un emoji sonriente podría ser más cruel que otro que muestra abiertamente enfado. Asimismo, está por ver si quienes aplican la ley cuentan siempre con la experiencia necesaria en la materia como para entender todas las connotaciones que puede llegar a tener un emoji. Lo que conduce a una segunda pregunta: si existe una interpretación única y verdadera de cada emoticono en su contexto, y, en caso afirmativo, si puede ésta ejercer de indicio en una acusación judicial contra alguien.

Foto cc: Viktor Hertz

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.