Seguridad

El “virus de la policía” se hace móvil

El “virus de la policía” se hace móvil
Escrito por Redacción TICbeat

Detectado un nuevo brote de ‘ransomware’ diseñado para dispositivos Android. Los bloquea y después exige un rescata económico para liberarlos.

El pasado año, brotes de ransomware como el conocido como el “virus de la policía” contagiaron a multitud de equipos de mesa. Parece que Android, heredero de las grandes amenazas de seguridad de Windows, se ha convertido en el nuevo objetivo de estos ciberataques.

Según informa la firma de seguridad Kaspersky, un nuevo troyano está atacando a los smartphones y tabletas que funcionan con Android, bloqueándolos y exigiendo, después, a su propietario el pago de un rescate económico para liberarlo.

Al igual que sucedía con los ransomware de mesa, este software móvil pernicioso suele redirigir a los usuarios a una página web pornográfica en la que se le insta a descargar un archivo de aplicación que es el que contiene el malware, aunque, según comentan desde Kaspersky, el dispositivo solo se infecta cuando se ha descargado este archivo, y no es automático, como sí sucedía en los ordenadores.

Una vez descargado, este nuevo tipo de ransomware disfrazado de app pornográfica -, que cuenta con variantes es más de 30 países, entre ellos, España- muestra a los usuarios un texto en el que se le acusa de visualizar y difundir material pornográfico a través de su dispositivo móvil, y en el que lo amenaza con una pena de entre 5 y 11 años de cárcel si no paga una multa de 300 dólares a través de la aplicación de pagos electrónicos MoneyPak.

Desde la propia firma recuerdan que, hasta ahora, este tipo de troyano se había centrado en atacar ordenadores, y no dispositivos móviles. Tras él podría estar el grupo de cibercriminales ‘Reveton’, responsable de Cryptolocker y otros ransomware que bloqueaban ordenadores.

Desde Kaspersky emiten una serie de recomendaciones para evitar la infección de nuestros dispositivos móviles:

          No utilizar redes WiFi públicas que no conozcamos, ni conexiones vía BlueTooth o infrarrojos en las que no sepamos a ciencia cierta que el otro dispositivo no se encuentra infectado.

          Vigilar dónde dejamos nuestro dispositivo y protegerlo con una contraseña.

          Actualizar el sistema operativo y las aplicaciones de éste y evitar el jailbreak.

          No abrir nunca enlaces de usuarios desconocidos.

Foto cc: Stratageme.com

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.