Seguridad

El vicepresidente de la Fundación Bitcoin y un fontanero, claves en el lavado de dinero para Silk Road

silkroad
Escrito por Marcos Merino

Charlie Shrem y Robert Faiella ingresarán en prisión tras descubrirse que proveían de bitcoins a los compradores del gran mercado 2.0 de la droga.

Los modelos de negocios realmente innovadores no necesitan recurrir a métodos anticuados para violar la ley: cuando se lavan bitcoins para impulsar una actividad criminal, y al igual que con cualquier otra divisa tradicional, las autoridades no tienen otra opción más que actuar”

Preet Bhahara, abogado neoyorquino

Charles Shrem comenzó a invertir en Bitcoin en 2011 cuando aún estaba en la universidad. Cuando la plataforma de bitcoins que usaba se hundió, haciéndole perder de paso todos sus bitcoins, Shrem y su amigo Gareth Nelson decidieron crear su propio servicio de compra y venta de bitcoins: BitInstant, del que Shrem se convertiría en CEO. Poco después se convertiría en fundador y directivo de la Fundación Bitcoin, desde la que pudo ejercitar su faceta de convencido activista y evangelizador de la criptodivisa de moda.

BitInstant llegaría a gestionar en 2013 el 30% de las transacciones con bitcoins en todo el mundo: eran los buenos tiempos en que la compañía de inversión de los hermanos Winklevoss llegó a invertir 1,5 millones en la compañía. Sin embargo, en julio de ese mismo año, tras recibir quejas de miles de clientes por un funcionamiento irregular de la plataforma, se suspendió ‘temporalmente’ el servicio con la excusa de “mejorar el código”.

Cuando el 27 de enero de 2014, la policía arrestó a Charlie Shrem en el aeropuerto JFK de Nueva York, el servicio aún no se había restaurado (ahora, la página está sencillamente caída). Shrem, en su ánimo de extender el uso de bitcoin hasta los últimos rincones de la Red, había traspasado una línea roja legal y ética y decidido impulsar las transacciones en Silk Road, el famoso mercado 2.0 de la droga en la Deep Web. Los fiscales alegan que Shrem estaba al tanto de la actividad ilegal en la que colaboraba, y que incluso habría llegado a comprar drogas en ese sitio web.

Se le acusa, además, de actuar de acuerdo con Robert Faiella, un trader de bitcoins de 55 años, que ya se declaró culpable el pasado mes de septiembre de gestionar un negocio de transferencia de divisas sin licencia, y admitió haber ganado, entre diciembre de 2011 y octubre de 2013, alrededor de 30.000 dólares en comisiones al facilitar la compraventa de drogas.

Faiella, un fontanero licenciado, se habría implicado en negocios ilegales a causa de una “situación financiera desesperada” a causa de problemas laborales y médicos. Su implicación en la trama consistió en recibir encargos de usuarios de Silk Road para comprar bitcoins, lo que habría hecho a través de órdenes de transferencia de fondos firmadas por Shrem, usando para ello una cuenta de bitcoins a nombre de terceros. Así, entre ambos habrían vendido un millón de dólares en bitcoins que se usaron en Silk Road para comprar varios productos ilegales en dicho sitio web. Por ello, ambos están acusados ahora de blanqueo de dinero y de colaboración con la venta de drogas. La sentencia de Faiella se hizo pública hace un mes: deberá presentarse en prisión el 3 de marzo para afrontar una condena de cuatro años.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.