Seguridad

El Senado de EEUU busca legislar contra el cifrado de datos

feinstein_burr
Escrito por Marcos Merino

Los senadores Richard Burr y Dianne Feinstein pretender obligar a las empresas tecnológicas de su país a incluir ‘puertas traseras’ en sus tecnologías.

A principios de diciembre James Comey, director del FBI, declaraba durante una audiencia del Comité de Justicia del Senado de Estados Unidos que sus largas conversaciones con los responsables de las empresas de tecnología le habían convencido de que la defensa de éstas de la mejora de los sistemas de cifrado (en lugar de aceptar introducir puertas traseras para los sistemas de seguridad) no tiene una justificación técnica, sino que es una cuestión de “modelo de negocio”. Un modelo de negocio que obviamente, para él, debía cambiar.

En aquella sesión, Comey recibió el apoyo de la senadora demócrata por California Dianne Feinstein: “Sospecho que lo que ocurrió fue que, a raíz del caso Snowden, toda Europa se volvió conservadora con respecto al cifrado y las empresas dieron marcha atrás. Ahora todo eso eso está cambiando tras [los atentados de] París. […] Si hay una conspiración en marcha usando Internet, debemos ser capaces de violar el cifrado“. Feinstein aprovechó la ocasión para anunciar que estaba trabajando junto al presidente del comité, el republicano de Carolina del Norte Richard Burr, en una propuesta de ley para avanzar en este sentido.

Ahora, cuatro meses más tarde, ambos legisladores han presentado el primer borrador de dicha norma (que no ha contado con la oposición oficial de la Casa Blanca). Su articulado recoge, por ejemplo, que cualquier “proveedor de dispositivos, software, servicios de comunicaciones inalámbricas, servicios en la nube” o cualquier “persona que proporcione productos o métodos que faciliten la comunicación, el procesamiento o almacenamiento de datos” deberá responder a los requerimientos legales que exijan el acceso a dichos datos y comunicaciones. Y sería ilegal, además, proveer tecnología que, por su naturaleza, estuviera a salvo de dichos requerimientos (como el PGP).

El medio estadounidense Techdirt hace un análisis durísimo del borrador:

“Si este proyecto de ley se aprueba finalmente, los EEUU perderán una enorme ventaja económica: básicamente, toda nuestra tecnología se habrá convertido en sospechosa a nivel mundial y [esto] devastará a las empresas estadounidenses fuera de los EE.UU. […] Esto supone una locura especialmente viniendo de Feinstein, quien se supone que representa a todas las empresas tecnológicas de California”.

Las consecuencias para Europa de dicha ley pueden ser también notables, y suponen varios pasos en la dirección contraria a la que se supone que se han enfocado las negociaciones UE-EEUU para actualizar el ‘Safe Harbor’ que permite la transferencia internacional de datos personales.

Vía | Techdirt

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.