Seguridad

El rastreo de la actividad web se ha multiplicado por 4 desde 1996

Escrito por Marcos Merino

Los sistemas de terceros (cookies, sistemas de analítica, etc) no ha hecho más que crecer en presencia y complejidad durante las últimas dos décadas.

Cada vez que abrimos una página web para comprar o consultar un contenido, nuestro navegador no sólo interactúa con la misma, sino que también lo hace con sitios de terceros, ya sea a través de contenidos embebidos (widgets, códigos de servicios de analítica, etc) o a través de las famosas ‘cookies’. Y todos esos ‘terceros’ utilizan dichos recursos para observar nuestra actividad online, para conocer nuestros hábitos y para aprender de ellos en su provecho.

Es tanta la información privada que dejamos atrás a nuestro paso por la Red que a esas empresas e instituciones les resulta perfectamente factible construir un perfil global sobre nosotros en base a la misma. A veces, la usan únicamente con fines molestos aunque inocentes (como la publicidad dirigida), pero en otros casos sus efectos sobre nuestra privacidad pueden ser más relevantes.

Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad de Washington ha hecho públicos los resultados de una investigación sobre la evolución de los sistemas de seguimiento de actividad web en las últimas dos décadas. Un software desarrollado por ellos y denominado TrackingExcavator les ha permitido utilizar los datos almacenados en la Wayback Machine del Internet Archive para simular el comportamiento de las antiguas webs (a partir de las cabeceras HTTP y el código Javascript que contenían).

Así, los resultados muestran una creciente complejidad en dichos sistemas… y cómo su presencia se ha multiplicado por cuatro desde 1996. En ese año, el número promedio de solicitudes de terceros en los principales sitios web era inferior a uno. En 2006, la cifra había aumentado hasta aproximadamente 1,5. En la actualidad, esa clase de sitios web cuenta con un promedio de no menos de cuatro sistemas de terceros que rastrean en la actividad del usuario.

Tadayoshi Kohno, profesor asociado de la Univ. de Washington y miembro del grupo de investigadores, explica que “hasta ahora no contábamos con las herramientas para entender el modo en que los diferentes enfoques de rastreo han variado desde los primeros días de la Web. Ahora podemos ver […] cómo algunos han caído en desuso, mientras otros van en aumento”. Según explicó Adam Lerner (también miembro del equipo investigador) en la USENIX Security Conference celebrada en la ciudad tejana de Austin, “el seguimiento por parte de terceros se empezó en los inicios de la historia de la Web. La gente está cada vez más preocupada por su impacto potencial, pero hasta ahora carecíamos de una historia completa sobre el modo en que han evolucionado a través del tiempo tanto el software utilizado como el tipo de datos recolectados”.

Vía | Futurity

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.