Seguridad

El phishing sigue su senda ascendente en el tejido empresarial

5 claves para proteger tu correo electrónico del phishing

En torno al 20% de las compañías mundiales admite que sus ejecutivos de nivel C  (directores generales, de información, directores comerciales…) enviaron datos confidenciales en respuesta a un ataque de phishing.

Las amenazas cibernéticas siguen asolando al tejido empresarial, máxime aquellas que llegan hasta las compañías a través del correo electrónico. Es el caso del phishing, esos e-mails que, aparentando provenir de fuentes fiables (por ejemplo, entidades bancarias), intentan obtener datos confidenciales del usuario, que posteriormente son utilizados para la realización de algún tipo de fraude.

En ese sentido, un informe de Mimecast asegura que los ataques de phishing ya son una de las principales amenazas paras las empresas de todo el mundo. A saber: el 50% de las organizaciones a escala global asegura que el volumen de ataques de phishing ha crecido en los últimos doce meses, mientras que otro 40% cree que los ataques de suplantación se han vuelto más frecuentes que nunca.

Cuando la Lazio pagó dos millones por un defensa… a unos ciberestafadores

Lo curioso es que, pese a toda la labor de concienciación que se ha realizado en torno a los peligros del phishing y las mejores prácticas para hacerle frente, en torno al 20% de las compañías mundiales admite que sus ejecutivos de nivel C  (directores generales, de información, directores comerciales…) enviaron datos confidenciales en respuesta a un ataque de esta índole. Asimismo, el 49% admite que sus equipos de administración y finanzas carecen de la capacitación necesaria para identificar y detener un intento de suplantación de identidades.

Recordemos que el phishing es muy cómodo y sencillo para un hacker con respecto a otro tipo de ciberataques que requieren instalación de malware o ataque a estructuras críticas. En lugar de buscar brechas digitales, este mal explota errores humanos y emplea técnicas de ingeniería social buscando generar alegría o euforia y generando una sensación de urgencia en torno a la demanda que solicitan, que suele ser proporcionar contraseñas u otros datos.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.