Seguridad

El FBI ya no necesita a Apple para desbloquear el iPhone del terrorista de San Bernardino

Apple se enfrenta FBI

El gobierno norteamericano ha encontrado una vía alternativa para desbloquear el iPhone de uno de los terroristas del atentado de San Bernardino.

Hoy, martes 22 de marzo, estaba prevista una vista judicial entre el FBI y Apple en la que un juez federal debía discernir si obligaba a los de Tim Cook a facilitar a las autoridades un acceso privilegiado al iPhone de uno de los terroristas involucrados en el atentado de San Bernardino (California). Sin embargo, a última hora, el FBI ha solicitado la cancelación de la misma.

En una medida sorprendente, el Gobierno norteamericano ha pedido al juez que posponga la vista ya que sus agentes han encontrado, a lo largo del fin de semana, una nueva fórmula para desbloquear el teléfono que no necesitaría de la cooperación de Apple. Así pues, el juez ha dado más tiempo al FBI para determinar si esta nueva vía, que implica un “método alternativo” de un tercero, funciona correctamente o hay que volver al camino judicial original.

En concreto, según el portal norteamericano CNBC, la magistrada Sheri Pym ha dado de plazo hasta el próximo 5 de abril, martes, para que los agentes federales den una respuesta final.

“A medida que el FBI ha seguido llevando a cabo su propia investigación, y como resultado de toda la notoriedad y repercusión que este caso ha tenido en todo el mundo, otros actores y terceros ajenos al Gobierno de Estados Unidos han entrado en contacto con las autoridades a mando del caso, ofreciendo nuevas vías de investigación posibles”, explica el comunicado oficial. Entre otros, el controvertido gurú de la seguridad John McAfee ya se ofreció voluntario en su momento para “piratear” el móvil de la discordia para el FBI.

La interminable batalla entre el FBI y Apple

En diciembre del pasado año se produjo un terrible atentado en la localidad californiana de San Bernardino en el que fallecieron catorce personas. El ataque, llevado a cabo por terroristas islamistas radicales, fue el inicio de una encarnizada batalla entre la privacidad y la seguridad nacional, o dicho de otro modo, entre el FBI y Apple.

La razón de este enfrentamiento deriva del hallazgo de un iPhone perteneciente a uno de los supuestos terroristas y que se encuentra protegido por una contraseña. Los agentes federales pronto se dieron cuenta de que no podían acceder al contenido del teléfono, por lo que solicitaron a Apple que lo desbloqueara. La firma de Tim Cook se negó en rotundo, explicando que de saltarse la privacidad de sus terminales en esta ocasión, eso podría sentar un tremendo precedente en favor de la instalación de “puertas traseras” que facilitaran el acceso al gobierno de forma indiscriminada o, incluso, a los propios ciberdelincuentes.

El FBI llevó el caso a los tribunales, consiguiendo que una jueza californiana le diera la razón y ordenara a Apple darle acceso al contenido del polémico teléfono. La compañía tecnológica, con el apoyo de la inmensa mayoría de la industria TIC, con Google a la cabeza y con la única excepción de Microsoft, se enfrentó a esta decisión y está dispuesta a recurrir a todas las instituciones necesarias para proteger la privacidad de sus usuarios. En paralelo, un juez de Nueva York dictaminó que Apple no tenía la obligación de desbloquear el iPhone de un caso de narcotráfico, lo que parecía cerrar la discusión en favor de los de Cook. Pero la batalla sigue en pie…

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.