Seguridad

El cifrado de WhatsApp, ¿campo de ensueño para pedófilos y mafiosos?

bloqueo-whatsapp

Las autoridades británicas llevan desde marzo reclamando que WhatsApp permita a la policía acceder a las conversaciones de sospechosos de terrorismo; ahora también de pedófilos o mafiosos.

El cifrado extremo a extremo es una de las funcionalidades de nuevo cuño que más éxito han tenido en WhatsApp. No en vano, existía una enorme demanda por parte de los usuarios de garantizar de algún modo que sus conversaciones estaban a salvo de miradas indiscretas, ya fueran ciberdelincuentes o los propios gobiernos. Pero, como dicta la tercera ley de Newton, “toda acción tiene una reacción opuesta e igual”.

Una norma del destino que, en este caso, se materializa en el uso de WhatsApp para compartir contenidos ilegales y favorecer actividades delictivas aprovechándose de ese punto ciego en que se ha convertido la app a ojos de la policía. Así lo han denunciado repetidamente las autoridades británicas, preocupadas por el creciente uso de esta herramienta por parte de pedófilos y grupos del crimen organizado.

La queja está relacionada directamente con los ataques terroristas que ha sufrido Reino Unido en el último año (con un balance de 36 muertos), pero la ministra de Interior -Amber Rudd- ha expandido esta preocupación al intercambio de fotografías de menores. “Sabemos que los servicios de cifrado de extremo a extremo, como WhatsApp, están siendo utilizados por los pedófilos. No acepto que sea correcto que las empresas permitan que ellos y otros criminales operen más allá del alcance de las fuerzas del orden público”.

A su vez, el ministro de Seguridad, Ben Wallace, ha ampliado las miras hacia las mafias: “Vemos a diario que este cifrado de extremo a extremo protege pedófilos, también protege al crimen organizado”. Wallace pone un ejemplo inquietante para explicitar el problema. “Es muy frustrante en mi trabajo cuando sé que dos pedófilos están hablando y pensamos que están haciendo algo para secuestrar a un niño, pero no podemos hacer nada al no poder revisar esas comunicaciones“.

El Senado de EEUU busca legislar contra el cifrado de datos

En ese sentido, las autoridades británicas han demandado que la industria se mueva más rápido y más decididamente para eliminar los contenidos extremistas o ilegales y dar acceso a la policía a personas sospechosas. “Tienen los recursos y debe haber mayor urgencia”, ha dicho Rudd en declaraciones recogidas por Reuters, apelando también a otros operadores similares como Facebook, Google, Microsoft o Twitter. No es la primera vez que hace esta petición: Amber Rudd ya elevó estas quejas el pasado mes de marzo. 

La encriptación de extremo a extremo que incorpora WhatsApp hace que los mensajes intercambiados en la app solo se puedan leer con una clave almacenada en el dispositivo del usuario. Sin acceso a los teléfonos móviles, los servicios de seguridad no pueden leer las conversaciones.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.