Seguridad

El ciberataque de Sony, un “adelanto de lo que está por venir”, según Trend Micro

Cientos de miles de fotos podrían haber sido robadas de Snapchat: ¿de quién es la culpa?
Escrito por Redacción TICbeat

2014 fue un año negro en lo que respecta a la seguridad de la información. Solo los ciberataques sufridos por Sony supusieron daños de un valor de hasta 100 millones de dólares, recuerda un informe de Trend Micro, que vaticina que lo peor está por venir.

2014 fue un año negro en lo que respecta a la seguridad de la información. Solo los ciberataques sufridos por Sony, que comprometieron la seguridad de alrededor de 100 terabytes de datos, supusieron daños de un valor de hasta 100 millones de dólares, según recuerda el informe anual que realiza Trend Micro en torno a la ciberseguridad y que vaticina que lo peor está por venir.

El estudio, llamado “El alto coste de la complacencia”, y en el que la firma de seguridad analiza éste y otros acontecimientos relevantes ocurridos el pasado año, abunda en la idea de que los incidentes ocurridos en 2014 refuerzan la premisa de que los cibercriminales no descansan y son implacables con cada vez mayores niveles de sofisticación y tenacidad. Desde luego el aumento de los ciberataques se ha cumplido tal y como preveía la compañía, que en 2013 auguraba que habría al menos una importante brecha de datos cada mes en todo el mundo. En palabras de Tom Kellermann, director de ciberseguridad de Trend Micro, “el año pasado no tiene precedentes en términos de alcance y magnitud de los ciberataques como lo ha demostrado la situación de Sony. Por desgracia, lo más probable es que esto será un adelanto de lo que está por venir”.

En el informe también se reflexiona sobre otra realidad. Por ejemplo que ninguna amenaza es demasiado pequeña y que ninguna aplicación es invulnerable. “No hace falta una sofisticada pieza de malware para paralizar un objetivo –reza el documento–. Los atacantes están utilizando un módulo de intrusión para violar las defensas de la compañía con efectos devastadores”.

Además, el estudio indica que los elementos de malware conocidos como PoS RAM scrapers llegaron a convertirse en una corriente de amenaza importante en 2014, “ya que varios objetivos de alto nivel perdieron millones de datos de sus clientes por los ataques que se sucedieron mes a mes”.

En particular fue la banca online y móvil el nicho que se enfrentó a retos de seguridad más grandes. Esto “está demostrando que la autenticación de dos factores ya no es suficiente para asegurar las transacciones sensibles”, según el documento que añade que el ransomware se convirtió en “la amenaza mayor y más sofisticada en todas las regiones y segmentos” y que, a diferencia de las variantes más antiguas “ya no sólo se trata de amenazas inofensivas, sino que cifra archivos”.

 

 

 

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.