Seguridad

El big data agrava el efecto de los robos de datos

Big_Bang_Data
Escrito por Marcos Merino

El cruce de datos aparentemente inconexos y procedentes de distintas fuentes podría arrojar información muy reveladora a agencias de inteligencia extranjeras.

El pasado lunes 8 de febrero, se supo que el Departamento de Seguridad Nacional de EEUU y el FBI habían sufrido un robo de información personal de empleados federales (nombres, direcciones de correo, números de teléfono, etc) a manos de hackers simpatizantes de ISIS. La probabilidad de que dicha información fuera usada exitosamente para llevar a cabo robos de identidad era bastante limitada, dado que los datos estaban obsoletos.

Sin embargo, como denuncia eWeek, contar con esa información podría ser “un golpe de suerte” para una agencia de inteligencia de un país enemigo de Estados Unidos. ¿Cómo es eso posible? Porque cuando los datos filtrados se combinan con otros accesibles a través de una amplia variedad de fuentes, el análisis posterior puede revelar detalles significativos de la vida de los empleados federales.

Hoy en día, el recurso a tecnologías basadas en el análisis de big data puede llevar a los que adquieran la información filtrada por los hackers a encontrar patrones en los hábitos de la gente: desplazamientos habituales, gastos recurrentes, etc. En eWeek fantasean con un ejemplo:

“Aquí tenemos un ejemplo de cómo podría ocurrir esto: Analistas de inteligencia extranjeros comparan datos del seguro médico con otros filtrados en otro momento, sin relación aparente, con datos de tarjetas de crédito. Así, se revelan una serie de estancias en hoteles y cargos de restaurante en lugares en el extranjero que los empleados federales examinados no suelen visitar.

Cuando se examinan otros miembros de la misma agencia, también exhiben cargos relacionados, tal vez en en hoteles cercanos. Si disponemos de datos sobre el puesto de trabajo de todos ellos y registros de pasajeros de líneas áreas, es posible saber si ha habido una reunión de analistas de algún tema concreto en el extranjero. Las colecciones de grandes cantidades de pequeños datos son las que mejor funcionan a la hora de analizar el big data”.

Vía | eWeek

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.