Seguridad

El 90% de nuestras Smart TVs son vulnerables a ataques inalámbricos

Denuncian el primer caso de ransomware en una Smart TV de LG
Escrito por Marcos Merino

Un emisor de bajo coste permitiría insertar código malicioso en conexiones DVB-T (una de las tecnologías en las que se basa la TDT).

Hoy en día, el número y variedad de dispositivos conectados a Internet (cámaras de seguridad, Smart TVs y toda clase de electrodomésticos inteligentes) crecen a un ritmo exponencial, y en muchos casos lo hacen de la mano de configuraciones de seguridad manifiestamente insuficientes, lo que inevitablemente provoca que se multiplique también el ritmo de aparición de ciberamenazas. Todos recordamos los numerosos ataques DDoS provocados hace unos meses por la botnet Mirai, conformada por miles de dispositivos IoT ‘zombies’.

Y ahora Rafael Scheel, consultor de seguridad cibernética de la firma Oneconsult, ha difundido otra grave vulnerabilidad de los dispositivos conectados, en este caso de las Smart TVs. Lo ha hecho con una demostración en directo durante un seminario de ciberseguridad organizado por la European Broadcasting Union, durante la cual ha dejado claro que los cibercriminales podrían tomar completamente el control de una amplia gama de televisores inteligentes (casi el 90% de las vendidas en los últimos años) sin necesidad de tener acceso físico a los mismos terminales: otras vulnerabilidades graves localizadas en estos dispositivos requerían el acceso físico a los mismos, lo que limitaba tanto el acceso de los hackers como el número de dispositivos potencialmente afectados, pero esta nueva vulnerabilidad abre una nueva puerta aterradora a los ataques.

El ataque presentado por Scheel requiere tan sólo usando un transmisor (asequible para cualquier bolsillo) que permita introducir código malicioso en las señales de DVB-T (Digital Video Broadcasting – Terrestrial), un estándar de transmisión presente en todos los terminales con conexión a Internet. A partir de ahí, recurre a dos vulnerabilidades de escaldo de privilegios ya conocidas, que permiten a los atacantes conectarse a la TV a través de interfaces web y tomar desde ahí el control del dispositivo. Y, una vez comprometido, el televisor puede resultar infectado de tal manera que ningún reinicio ni reset de fábrica podría reparar el terminal.

Vía | The Hacker News

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.

  • Rodolfo Rodriguez

    3-2-1 paranoia