Seguridad

Donald Trump eleva a los cielos el Comando Cibernético de EEUU

El cuerpo de ciberguerra de Estados Unidos, creado por Obama en 2009, gana independencia y financiación con la última decisión de la Casa Blanca.

Como si de una futurista película se tratase, en Estados Unidos existe un Comando Cibernético encargado de la lucha digital que ya vivimos… y más que se avecina. Creado en 2009 por la Administración de Barack Obama, este organismo cuenta con decenas de expertos en ciberseguridad, encargados de analizar y combatir cualquier amenaza informática que afecte a instituciones públicas e infraestructuras críticas del país.

Sin embargo, este cuerpo armado de unos y ceros nació y creció al amparo de la NSA, la agencia de seguridad nacional de Estados Unidos. Eso significaba que sus trabajos estaban siempre supeditados a los intereses y estrategias generales de la NSA, bajo el paraguas del Comando Estratégico de EEUU. Hasta el punto de que las decisiones de más alto rango sobre la labor del Comando Cibernético estaban en manos del jefe de esta misma agencia, el Almirante de la Marina Michael S. Rogers.

¿Rusia es la principal fuente de ciberamenazas? Los datos desmontan esta teoría

Una situación anómala dada las peculiaridades inherentes a una fuerza tan especializada y diferente al resto de cuerpos de seguridad. El propio Obama, padre de este comando, ya valoró en su momento elevar la categoría de este organismo para dotarlo de una mayor independencia de la NSA y evitar cualquier suspicacia dada la misión principal de esta agencia: la recopilación de información e inteligencia.

Una intención que, finalmente, se ha convertido en realidad bajo la batuta de Donald Trump. En ese sentido, la Casa Blanca ha anunciado este viernes que el Comando Cibernético de EEUU pasa al estado de Comando Combatiente Unificado. Ello supone colocar a este cuerpo (con sede en Fort Meade, Maryland) al nivel de otras ramas de combate del ejército, como el Comando Central de EEUU o el Comando del Pacífico.

El movimiento permitirá, en palabras del propio presidente, consolidar las operaciones del ciberespacio bajo un solo comandante y asegurar que las operaciones críticas en el ciberespacio estén adecuadamente financiadas. Eso sí, la separación completa de la NSA no será inmediata: el Secretario de Defensa, James Mattis, tiene pendiente dar una recomendación final sobre si separar el Comando Cibernético de la NSA.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.