Seguridad

Detienen a usuario de OneDrive por almacenar material pedófilo en el servicio

PhotoDNA
Escrito por Elías Notario

Gracias a un chivatazo de Microsoft, la policía del estado de Pensilvania ha detenido a jóven por recibir y compartir imágenes de pornografía infantil en línea.

Hace unos días conocimos de la detención de un hombre en Texas por haber enviado imágenes de corte pedófilo a través de Gmail gracias a que Google, empresa propietaria del servicio, detectó el hecho y decidió denunciarlo ante la NCMEC, institución que se dedica a combatir este tipo de deplorables actos. Pues bien, ahora se acaba de hacer público otro caso muy parecido, solo que protagonizado por Microsoft y acaecido en el estado de Pensilvania.

En este la sucesión de acontecimientos, según un documento de la policía sobre el suceso, sigue un patrón muy similar al anterior. En concreto, el pasado día 17 de abril el detective Balogh de la policía criminal de Pensilvania recibió un chivatazo de NCMEC, que a su vez a ellos les remitió la gente de Microsoft, donde la institución explicaba que la empresa detectó que uno de sus usuarios de OneDrive había subido una imagen altamente pornográfica de una niña al servicio -en el documento se describe la escena con bastante detalle, hemos decidido obviarlo por degradable-, además de proporcionar el correo electrónico asociado a la cuenta e informar de que el mismo también estaba siendo usado por un tal Tyler James Hoffman en su perfil de Facebook.

Ante tales hechos, Balogh pidió una orden para obtener la dirección IP detrás del email, y, una vez la tuvo, consiguió hacerse con la dirección física donde vivía Hoffman, a quien terminaron deteniendo acusado de recibir y compartir imágenes de pornografía infantil (la imagen subida a OneDrive fue el detonante, pero finalmente Hoffman, que sólo tiene 20 años, también reconoció haber “recibido y comerciado con imágenes de pornografía infantil en su dispositivo móvil”).

¿Cómo detecta Microsoft material pedófilo?

La pregunta obvia que seguramente os estaréis haciendo más de uno es cómo hace Microsoft para detectar este tipo de contenidos en sus servicios, especialmente si tenemos presente que al día gestionan miles y miles de imágenes, textos y demás. La respuesta tiene nombre propio, PhotoDNA, que Microsoft describe de la siguiente forma:

PhotoDNA es una tecnología de comparación de imágenes desarrollada por Microsoft Research en colaboración con Darthmouth College. Crea una firma única para una imagen digital, algo similar a la huella digital, que puede ser comparada con las firmas de otras imágenes para encontrar copias de esa imagen. NCMEC y proveedores de servicios en línea como Microsoft y Facebook utilizan PhotoDNA para ayudar a encontrar, reportar y eliminar algunas de las más terribles imágenes conocidas de pornografía infantil en línea, además de ayudar a identificar miles de esas imágenes que probablemente no fueron detectadas con anterioridad.

O sea, que no hay equipos de personas revisando uno por uno cada imagen, email o texto sino que utilizan algoritmos de reconocimiento y comparación de imágenes, que a su vez tienen una relación simbiótica con la base de imágenes y videos de explotación sexual de menores que posee NCMEC (por un lado esa información ayuda al sistema a encontrar positivos, y por el otro el propio sistema enriquece la base proporcionando imágenes nuevas de pornografía infantil no conocidas).

Todo sea por arrinconar la pornografía infantil

Dejando de lado las polémicas que desde el minuto uno ha generado esto de los escaneos de los contenidos de usuarios por parte de las grandes compañías tecnológicas “en busca de posibles delitos de abusos a menores”, o las cuestiones relacionadas con la privacidad, la realidad es que hoy por hoy la pornografía infantil en línea está absolutamente desatada.

Por ejemplo, según NCMEC, el número de imágenes y vídeos con contenido pedófilo detectado en 2011 (17,3 millones) fue cuatro veces mayor que el de 2007, cifra que sigue aumentando, al igual que también aumenta la violencia de las mismas y disminuye la edad de las víctimas (un 10% de las imágenes revisadas por NCMEC corresponden a niños de tan corta edad que no tienen ni la capacidad de contarle a alguien que han sido abusados).

Dicho de otra forma, tenemos un problema muy serio con la pronografía infantil en línea, y Microsoft, Google, Facebook, Twitter y otros mastodontes de Internet han optado por ayudar activamente a combatirla. Sin duda, es una postura arriesgada, para las propias empresas y la población en general, porque a largo plazo puede generar nuevos problemas. Sin embargo lo que se intenta combatir es tan deplorable y está creciendo tanto, que nos son pocos los que opinan que en este caso sí está justificado el “actuar lo primero, y mientras se hace, seguir teorizando y debatiendo sobre cómo mejorar los procesos y leyes de lucha contra la pornografía infantil online”.

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com

  • Diego Fernando T.

    bueno para perseguir a los pedofilos esta bien, pero que hay de fotos privadas de indole familiar, o laboral ????????????? HIJOS DE PUTA ESPIAS.