Seguridad

Corea del Sur instalará ‘spyware’ en los teléfonos de los menores de edad

SNSD_Cooky_Phone
Escrito por Marcos Merino

‘Smart Sheriff’ se instalará en todos los nuevos teléfonos destinados a su uso por escolares, en medio de una creciente preocupación por la adicción a Internet.

Corea del Sur es una de las naciones más ricas de Asia, lo que le ayuda a disponer de una conexión a Internet notablemente rápida y barata, y a que la penetración de la telefonía móvil sea masiva entre su población. A raíz de eso, una de las grandes preocupaciones de sus habitantes es la de cómo limitar el uso de la red y los móviles a los menores de edad (dato: 8 de cada 10 surcoreanos en edad escolar disponen de un smartphone).

Por ello, la Comisión de Comunicaciones de Corea del Sur -un órgano dotado de amplios poderes en lo que respecta a la industria de las telecomunicaciones- aprobó el pasado abril una ley que obligaría a instalar software espía en los terminales móviles de todos los menores de edad del país.

Además, al contrario de lo que ocurre en países con normas similares, la legislación surcoreana no contemplaría la opción de permitir a los padres del menor prescindir de esta medida. Por contra, establece la obligación de los proveedores de telefonía móvil de dar un aviso mensual a los progenitores hasta que cumplan con la medida.

El software espía que consiste en una app denominada Smart Sheriff, que fue financiada en su momento por el Gobierno surcoreano con el fin de bloquear el acceso a pornografía y otros contenidos ofensivos. Extrañamente, por lo que se sabe este software sólo es compatible con los sistemas operativos basados en Android, por lo que los iOS tendrían que quedar forzosamente al margen de la medida…. del mismo modo que los móviles adquiridos antes de la aprobación de esta medida. Sin embargo, las escuelas están enviando cartas a los padres animándolos a instalar igualmente el software.

Smart Sheriff permitirá así a los padres vigilar cada movimiento de sus hijos en la Red: su geolocalización, el tiempo que usan sus teléfonos, qué juegos prefieren, qué webs visitan y con qué frecuencia, etc. Además, con sólo pulsar un botón, podrán desactivar apps concretas o apagar completamente el teléfono.

Eso por no mencionar que el spyware envía alertas a los padres cuando detecta mensajes (enviados y recibidos) que contengan una serie de palabras clave como “suicidio”, “matón o “embarazo”. Ya en su momento, el gobierno de Corea del Sur financió otro spyware similar, denominado Smart Relief, que también se destinó a la detección y alerta de palabras clave. El listado (amplio, de unos 800 términos) abarcaba desde conceptos comprensiblemente polémicos como “crimen sexual”, “suicidio”, “violación” hasta “divorcio”, “estrés” y “el chico que me gusta”.

La recepción de los padres a estas medidas ha sido variada. Muchos, preocupados por la adicción a Internet -que se percibe como un gran problema social en el país- agradecen la posibilidad de supervisar el comportamiento online de sus hijos. Otros, más sensibilizados con la privacidad y preocupados por la arbitraria clasificación de los contenidos ‘ofensivos’, ven en esta clase de medidas la sombra de la Internet restringida más propia de sus países vecinos comunistas, como China y Corea del Norte.

Por ello, el grupo de presión ciudadana Open Net Korea planea recurrir la decisión del órgano regulador ante el mismo Tribunal Constitucional de Corea del Sur. En palabras de Kim Kha Yeun, representante de la entidad: “Esto es igual que instalar cámaras de vigilancia en los smartphones de nuestros adolescentes: vamos a criar a personas habituadas a vivir vigiladas”.

Vía | Associated Press

Imagen | Wikipedia

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.