Seguridad

Cómo tratar la información en redes sociales ante un atentado terrorista

Cómo tratar la información en redes sociales ante un atentado terrorista

Arrojamos un poco de luz sobre las buenas prácticas que puedes llevar a cabo en redes sociales ante una alerta terrorista o atentado como los que tuvieron lugar ayer en Barcelona y Cambrils, que se cobraron 14 muertos y más de un centenar de heridos.

Las redes sociales son una proyección constante de nuestra vida cotidiana y por lo tanto, un espacio atravesado por información, opiniones y emociones. Uno de los momentos más complejos en el seno de este tipo de plataformas, especialmente las de mayor inmediatez como Twitter es durante las catástrofes y los atentados terroristas, en los que son especialmente usadas para enviar y difundir novedades sobre la tragedia, buscar a víctimas desaparecidas o compartir información útil.

¿Está aumentando el terrorismo? Los datos tienen la respuesta

Mientras que durante la convulsa tarde de ayer en Barcelona, en la que un atropello masivo en La Rambla provocaba el pánico y se saldaba con numerosos heridos y 13 víctimas mortales -a las que se sumaba una mujer más en el atentado de Cambrils horas después- se evidenció la solidaridad de miles de ciudadanos y el apoyo de sectores como el del transporte, los hoteles o las empresas de alojamiento compartido, las redes sociales también servían para compartir la demanda de traductores e intérpretes, el reclamo de los hospitales para que la ciudadanía acudiese a donar sangre o el ofrecimiento de ayuda y lugar para pasar la noche.

En el reverso de la moneda, las plataformas digitales también acogieron la parte más desdeñable del seguimiento del atentado terrorista: información falsa y no contrastada, imágenes y vídeos explícitos e irrespetuosos hacia familiares y víctimas, bulos o burlas, encarnizadas luchas por conseguir el mayor número de clics y comentarios xenófobos e islamófobos. Algunas de estas prácticas, como difundir la ubicación de los controles de las fuerzas de seguridad o fomentar el odio, incrementan todavía más el peligro y enturbian el potencial de colaboración e información intrínseco de las redes.

Desde aquí, queremos proponerte un puñado de buenas prácticas si eres testigo, periodista o usuario de las redes sociales ante una situación de estas  características. Especialmente si eres un profesional de la comunicación, puedes echar un vistazo a la Guía de la Unesco para cubrir actos terroristas o el decálogo del Colexio de Xornalistas de Galicia para sucesos de catástrofe.

5 buenas prácticas en redes ante un atentado terrorista

  • Sigue a las autoridades en las redes sociales para obtener información en el caso de tener seres queridos o conocidos en el lugar del atentado o catástrofe. Es importante que se trate de fuentes oficiales -en el caso de ayer, por ejemplo, la cuenta de Twitter de los Mossos d´Esquadra– También puedes emplear herramientas como Safety Check de Facebook, que permite a los usuarios en la zona del suceso confirmar que se encuentran bien. En numerosos atentados terroristas, ten en cuenta se instalan inhibidores que impiden la comunicación por vía teléfonica. También resulta muy útil seguir a los medios locales.
  • Haz caso de las peticiones de organismos oficiales y no difundas imágenes de personas fallecidas o heridas a través de las redes: Pese a que la inmensa mayoría de medios de comunicación digitales y televisiones ignorasen la directriz de la Policía Nacional de no difundir imágenes y llenasen fotografías y portadas con las víctimas en primer plano del atropello masivo, recuerda que este tipo de publicaciones faltan al respeto a las familias y a los heridos, además de menoscabar su derecho a la intimidad y a la propia imagen. Respetar su dolor debe primar ante la búsqueda de información que en ocasiones, está directamente vinculada al morbo.

Haz caso a los organismos en torno a la difusión de imágenes sensibles

    • No compartas información no contrastada: Piénsatelo dos veces antes de compartir algo, ya que es habitual que circulen bulos y falsos rumores en momentos de tensión, cuyo origen se desconoce o tiene fines maliciosos. En el caso de un atentado, dar coba a este tipo de información o difundir datos como ubicaciones, controles policiales o fotografías y nombres de supuestos sospechosos puede ser peligroso y nocivo, dado el alcance viral de las publicaciones en redes. Ayer, siguiendo el ejemplo de los usuarios belgas en el atentado de Bruselas del 22 de marzo, Twitter se inundó de fotos de gatitos acompañando a hashtags como #Barcelona para no difundir información que pudiese ayudar a los terroristas. Es fundamental no contribuir a extender el terror de forma gratuita o expandir avisos de alarma incorrectos. Y en el caso de los medios, es fundamental evitar la publicación de conjeturas e hipótesis, facilitando la información de forma responsable sin contribuir a la psicosis. 
    • No contribuyas a amplificar el odio: Es habitual encontrar hashtags que fomentan el odio hacia una comunidad entera como #StopIslam, bromas de mal gusto en torno a la desgracia acontecida o incluso numerosas incitaciones al racismo, a la xenofobia o a la violencia ante un atentado. Si encuentras un post en Facebook o un tuit inapropiado -ya sea por su incitación al odio o por la publicación de contenido sensible- tienes herramientas en las propias redes sociales para reportarlo. Citar, compartir o retuitear el contenido de esas personas -aunque sea como denuncia- amplifica el alcance de esos usuarios. Emplea las herramientas de bloquear y reportar y usa capturas de pantalla si quieres mencionar sus publicaciones.

  • Pon tu grano de arena para difundir contenido útil para los afectados: Contribuyendo a compartir información de interés para las víctimas y sus allegados darás un buen uso a tus redes sociales. Por ejemplo, el llamamiento para donar sangre, el listado de los números de los hospitales de Barcelona o de los números de emergencias circulaban ayer por la red, así como las ofertas de numerosos usuarios para brindar alojamiento en sus domicilios a turistas o habitantes de la ciudad que lo precisasen. Utiliza los hashtags que sean Trending Topic para llegar al máximo número de personas posible y contribuye a compartir las publicaciones que desmientan bulos o aporten información de fuentes oficiales contrastadas. 

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.