Seguridad

China comenzará a bloquear el uso de redes virtuales privadas (VPN)

La ley que afecta a las empresas tecnológicas extranjeras en China

Desde febrero del próximo año, las tres ‘telco’ estatales tendrán que bloquear las VPN para evitar el acceso seguro a medios de comunicación y redes sociales críticas con el gobierno chino.

China no se caracteriza por ser el país más abierto del mundo en cuanto se refiere a censuras y controles gubernamentales de la información a la que tienen acceso sus ciudadanos. Una política heredada de su tradición comunista dictatorial que, sin llegar al nivel de Corea del Norte, dificulta y mucho la plena democratización de Internet en el país.

El último paso en esta particular estrategia ha llegado hoy mismo: el gobierno chino ha ordenado a todas las empresas de telecomunicaciones prohibir el uso de redes privadas virtuales (VPN) a partir del 1 de febrero de 2018. Este tipo de conexiones ofrecen una conexión cifrada 100% segura que permite, entre otras cosas, entrar en servicios restringidos por geolocalización. En los países occidentales, estas barreras suelen afectar a plataformas de contenidos digitales cuyos derechos y licencias dependen de la ubicación del usuario. pero en China estas VPN pueden servir para entrar en foros, redes sociales y medios de comunicación censurados por las autoridades comunistas.

La censura en Internet por países (infografía)

Según Bloomberg, los tres principales operadores de telecomunicaciones controlados por el Estado (China Mobile , China Telecom y China Unicom) ya han recibido esta exigencia del gobierno que hará casi imposible acceder a las fuentes de información sin filtrar del extranjero, como el New York Times, o a plataformas 2.0 tan populares en Occidente como Facebook o Twitter.

Esta polémica medida, que también afectará a los extranjeros residentes en el país, está englobada dentro de las estrictas políticas de Internet y el gran cortafuegos que el presidente chino -Xi Jinping- está impulsando. Este político ha enarbolado como una de las máximas de su gestión la “soberanía cibernética” de China, exigiendo además a los medios de comunicación fidelidad absoluta a la línea del partido y el fomento de la “propaganda positiva”, como él mismo la ha denominado.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.