Seguridad

Cameron sugiere prohibir las comunicaciones cifradas

privacidad-internet
Escrito por Elías Notario

David Cameron, primer ministro del Reino Unido, ha dado a entender que quiere prohibir toda solución digital de comunicación que utilice tecnologías de cifrado.

Muchos teníamos claro que tras el deplorable ataque yihadista contra la sede de la revista satírica Charlie Hebdo, que no ha dejado indiferente a nadie, los dirigentes políticos europeos no tardarían en enarbolar la bandera de la seguridad para proponer nuevas medidas de control de Internet en general y de los sistemas de comunicación sustentados en él en particular. Y no nos equivocábamos, porque justamente es lo que está ocurriendo, siendo David Cameron, actualmente primer ministro del Reino Unido, uno de los primeros en hacerlo.

Afinando el tiro, en las últimas horas Cameron ha dado un discurso donde dejó entrever una de las medidas que cree que se debe aplicar para combatir el terrorismo la cual está relacionada con lo que decíamos antes, la red y los sistemas de comunicación basados en ella. Estas fueron sus palabras textuales:

¿Vamos a permitir que una forma de comunicación entre personas, que incluso en caso de urgencia, con una orden firmada personalmente por el Ministerio del Interior, no podemos leer? No podemos permitirlo”

O sea, que el político da a entender que quiere prohibir toda solución digital de comunicación que utilice tecnologías de cifrado, o al menos aquellas que apliquen modelos de cifrado imposibles de saltar sea cual sea la situación, lo cual afectaría de pleno a aplicaciones de mensajería instantánea tan populares como WhatsApp o a servicios de Google usados por millones de ingleses (obviamente no sabemos en qué medida porque la propuesta está sin concretar).

Una burrada con la que ganan los terroristas

Se mire por donde se mire, y con todos los matices que Cameron termine poniendo, cualquiera que conozca un poco cómo funciona Internet estará de acuerdo en que la idea es una barbaridad.

No sólo porque para llevarla a cabo de manera realmente efectiva el Reino Unido debería convertirse en una especie de apartheid tecnológico, con todas las consecuencias que eso tendría, sino también porque a la larga serviría de poco ya que los grupos terroristas no tardarían en encontrar nuevas fórmulas de comunicación y propaganda (o directamente las crearían ellos mismos).

En definitiva, todos estamos de acuerdo en combatir a estos indeseables, pero no a cualquier precio, por ejemplo cercenando derechos fundamentales como el de la privacidad. Si lo hacemos, ellos serán los verdaderos ganadores, porque conseguirán uno de sus objetivos: que modifiquemos nuestros valores y modo de vida.

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com