Seguridad

‘Apps’ de salud y deporte y privacidad, ¿un matrimonio mal avenido?

apps-deporte
Escrito por Redacción TICbeat

Compañías como Kaspersky Lab alertan sobre el riesgo que implica usar algunas aplicaciones de salud y fitness de cara a la privacidad del usuario. Según un estudio realizado por el Gobierno estadounidense un alto porcentaje de estas apps no cuentan con una política de privacidad.

El auge de las aplicaciones y los dispositivos móviles está llegando a todos los segmentos, también al mundo de la salud y el deporte. No es inhabitual que muchos aficionados a hacer ejercicio utilicen apps que monitorizan su gasto energético, su rutina de ejercicios, la ruta realizada o que, incluso, les motive comparando sus datos con los de otros usuarios. Pero,¡cuidado! “No todo lo que se esconde detrás de este tipo de apps es tan idílico”, afirman los expertos de la compañía de seguridad Kaspersky Lab.

La empresa cita una investigación publicada por la Comisión Federal del Comercio de Estados Unidos en mayo, que puso de manifiesto que detrás de estas aplicaciones de salud y fitness se esconde un potencial ‘gran hermano’. Tras analizar 43 apps de estos sectores, se ha descubierto que el 26% de las gratuitas y el 40% de las de pago no tienen ningún tipo de política de privacidad, dejando sin protección los datos que toman de los dispositivos móviles de los usuarios.

Datos derivados a otras empresas

Algunas, incluso, van más allá. La misma investigación revela que 20 aplicaciones de la lista envían datos a compañías externas (unos 70 receptores, en total) que, en su mayoría, son empresas de publicidad y analistas de anuncios que los usarán para mejorar el público objetivo de sus campañas. Es decir, compañías que van a comerciar con los datos de los usuarios. Además, sólo un 13% de las gratuitas y un 10% de las de pago codifican los datos que pasan por sus servidores, una medida básica de protección, según los analistas de Kaspersky Lab.

En una siguiente fase de la investigación, que estudiaba 12 aplicaciones y dos wearables, se descubrió que los datos que pasaban por ellas se enviaron a 73 organizaciones externas sin el consentimiento expreso del usuario. “Entre la información que los desarrolladores comparten se incluye el género del usuario, nombre, dirección de correo electrónico, ID del dispositivo, datos de geolocalización… Gracias a ello, otras aplicaciones pueden monitorizarte pero también los ciberdelincuentes pueden tener una idea bastante clara de tus movimientos y seguirte la pista cibernética”, indican desde Kaspersky.

Desde la compañía ponen énfasis en que hasta los datos anónimos, especialmente si se combinan con las fuentes y con metadatos, pueden ser de interés para las empresas o para los ciberdelincuentes. “Y de nada sirve que un desarrollador haya dicho que no piensa difundir nuestra información privada. En la mayoría de los casos, en sus condiciones de privacidad se reservan el derecho a vender esos datos aunque en principio decidan no hacerlo”, reza un comunicado.

“La privacidad es un bien muy importante que deberíamos proteger. Saber que los datos que recogen las apps de salud y fitness de nuestros hábitos y comportamientos pueden servir para mejorar el control del tráfico o la planificación urbana puede no importarnos demasiado. Lo que sí lo hará será que nuestro seguro de salud suba de precio gracias a que nuestra compañía ha obtenido datos de estas aplicaciones que indican que hacemos menos ejercicio y tenemos una rutina menos saludable”, indica, afirmando que algunos desarrolladores han confesado que obtienen el 50% de sus ingresos vendiendo datos a las compañías de seguros.

¿El consejo del equipo de Kaspersky? Lo mejor es evitar estas aplicaciones que comercian con los datos personales.

 

 

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.