Seguridad

Más de la mitad del tráfico de las aerolíneas proviene de bots dañinos

Más de la mitad del tráfico de las aerolíneas proviene de bots dañinos

Cuando navegas por Internet en busca de vuelos baratos o de las mejores ofertas de tu aerolínea favorita, es probable que un enemigo invisible te esté haciendo la competencia: se trata de los bots, que pueden acaparar hasta la mitad del tráfico.

Los bots se han popularizado en los últimos años con numerosas aplicaciones beneficiosas para los seres humanos, desde automatizar múltiples procesos financieros a formar parte del tejido industrial como asistentes colaborativos o encargarse de la atención al cliente dentro de sectores como el retail, el ecommerce o el turismo.

Dado que esta tecnología se trata de un software o programa informático preparado para realizar tareas repetitivas a través de Internet como si de un humano se tratase, su cometido puede ser tanto bueno como malicioso. Los buenos son indexadores, arañas web o reastreadores, mientras que en el lado más oscuro podemos encontrar a los spam bots o botnets. Algunos de ellos son responsables de la promoción de las fake news, uno de los problemas más graves de la actualidad, otros pueden robar credenciales e incluso, comprar entradas de eventos o asientos de transporte para revenderlos automáticamente a un precio más alto.

¿Borrar las cookies baja el precio de los vuelos?

En relación a esto último, un informe publicado esta semana revela el papel que desempeñan los bots malignos en la industria de las aerolíneas. La compañía que realizó el estudio, Distil Networks, está especializada en detectar bots y negarles el acceso a un sitio web o aplicación móvil, recopilando datos sobre el comportamiento en línea de un usuario -como la forma en que mueve el cursor a través de una página o si hace clic en un botón perfectamente en el centro- para saber si se trata de un bot o no.

A lo largo del verano, la compañía realizó un seguimiento de los datos de actividad de los usuarios en los sitios web de 100 aerolíneas en todo el mundo. En el transcurso de 30 días, analizó 7.4 billones de solicitudes para determinar si provinieron de humanos, bots malos o “bots buenos”, como los que rastrean sitios web para mejorar los resultados de búsqueda. El hallazgo es tan sorprendente como negativo: el 43,9% de toda la actividad online provino de los bots malos.

Los bots malos pueden realizar todo tipo de acciones maliciosas en la web de una aerolínea: los competidores y otros sitios de terceros pueden usarlos para recopilar información de precios y vuelos, lo que no necesariamente causa un daño directo al cliente, sino que aumenta la cantidad de infraestructura que la aerolínea necesita para mantener el servidor del sitio web funcionando sin problemas.

Shodan, la alternativa a Google más peligrosa

En cuanto al tema de la rotación de asientos: un sitio de reservas de terceros puede tener un asiento en su carrito y luego revenderlo a un costo mayor en su propio sitio web antes de completar la compra en el sitio de la aerolínea. Esto hace que sea mucho más fácil para los vendedores obtener un margen de beneficio, puesto que no compran el asiento hasta saber que lo han revendido por más. Según Distil, este problema es más frecuente en la región de Asia y el Pacífico, donde los asientos a menudo pueden mantenerse durante 24 horas, pero sucede en todas partes.

Otea vía es emplear los bots para piratear una cuenta de recompensas de puntos o kilóemtros aéreos, a diferencia de los dos casos anteriores, una actividad ilegal y equivalente a robar dinero real. Según Distil, el 21,8% del tráfico web en todas las industrias proviene de bots. Entre las industrias que la compañía ha estudiado, las aerolíneas solamente se vieron superadas por las páginas de apuestas. Dentro de las 100 aerolíneas estudiadas por la compañía, 51 de ellas vieron como más de la mitad de su tráfico web era acaparado por robots dañinos.

Fuente | Inc

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.