Seguridad

Quedan absueltos los tres acusados de formar la cúpula española de Anonymous

Absuelta la supuesta cúpula de Anonymous en España

La juez ha decretado hoy la absolución de los tres acusados de formar parte de una supuesta cúpula de Anonymous en España, considerando que no quedado demostrado que Yuri L., Rodrigo T. y José María Z. conspiraran de manera conjunta y ordenasen un ataque a la Junta Electoral Central dos días antes de las elecciones de mayo de 2011.

El juicio contra la supuesta cúpula de Anonymous en nuestro país se iniciaba en mayo. Los tres sospechosos detenidos eran Rodrigo Tuero Sala, Yuri David López Ibáñez y José María Zaragoza Formiga, acusados de coordinar un ataque DDoS contra la página de la Junta Electoral Central (JEC), residente en el Congreso de los Diputados, contra la web del sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) y contra la de la Cámara Baja, antes de las elecciones de mayo de 2011. El Fiscal pedía para ellos cinco años de prisión.

“No ha sido acreditado que los acusados pertenecieran al colectivo Anonymous con el objetivo de cometer de forma concertada uno o varios delitos menos graves o de la perpetración de faltas, que con ocasión de la celebración en España de las elecciones locales y autonómicas del 22 de mayo de 2011, con la finalidad de entorpecer el proceso electoral se hubieran puesto de acuerdo y hubieran preparado dos ataques de denegación de servicio distribuido (DDOS)”, ha señalado la titular del juzgado de lo Penal número 3 de Gijón en la sentencia.

La sentencia en torno a la supuesta cúpula de Anonymous

La juez ha argumentado que en base a las declaraciones, tanto de testigos como de acusados, así como de las pruebas periciales, no se puede constatar que los tres acusados organizasen las acciones que se bautizaron como Spanish Revolution, o V de Votaciones, para atacar además de a la Junta, al Congreso, a UGT y a PP, PSOE y Convergència.

Anonymous declara la “guerra total” a Donald Trump

La sentencia apunta también a que un técnico de la Junta Electoral Central “aminoró tanto la entidad de los hechos en su día denunciados como la de sus resultados”.  Señala también que la policía ni siquiera revisó los centenares de correos que recibió la Junta en su buzón, para examinar el contenido.

Por otro lado, las pruebas derivadas de los ordenadores y demás dispositivos que se incautaron a los acusados fueron anuladas. La juez considera que se rompió la cadena de custodia, por lo que no se respetaron los derechos fundamentales de los detenidos.

También sostiene que no es suficiente la declaración, una vez detenido, de José María Z. en la que se autoinculpó, según apuntó el acusado en el juicio, debido a las circunstancias y a la presión del momento. “Debe tratarse de una declaración voluntaria y espontánea, sin vicios ni situaciones sugestivas, que puedan alterar dicha voluntariedad”, afirma la sentencia, que otorga prioridad a lo que explicó en el juicio.

Imagen | The Next Web

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.