Salud

Viewi: el smartphone como herramienta de detección del glaucoma

Escrito por Marcos Merino

Menos de 10 minutos bastarían para someternos nosotros mismos a una prueba capaz de detectar esta peligrosa dolencia ocular.

Nuestros dispositivos móviles demuestran ser cada día más polivalentes: constantemente surgen nuevas apps y nuevos gadgets capaces de ampliar significativamente su utilidad en diversos campos. Uno de ellos -y no precisamente poco importante- es el de la salud. Así, hace unos meses supimos que una startup húngara había desarrollado una combinación de dispositivo y app móvil llamada WIWE, capaz de elaborar un electrocardiograma (ECG) en un minuto y detectar posibles problemas graves de salud.

Así, ahora le llega el turno a los visores Viewi (prácticamente indistinguibles de unos visores de realidad virtual cualquiera), que la compañía Cambridge Consultants ha diseñado con el fin de que cualquiera de nosotros pueda someterse en su hogar a una prueba para detectar la presencia del glaucoma, una dolencia caracterizada por la pérdida progresiva de visión.

“La pérdida de visión causada por el glaucoma no es curable, pero el diagnóstico precoz y el tratamiento puede retrasar la progresión de la enfermedad”, explica Simon Karger, jefe de productos quirúrgicos de Cambridge Consultants. “Hemos utilizado nuestra experiencia óptica y nuestras habilidades con los algoritmos para mostrar cómo resulta totlamente factible contar con un test de detección rápida que los pacientes puedan usar en sus casas“. Así, nuestro smartphone, que iría situado en el interior del dispositivo, ejecutaría una app encargada de reproducir determinados patrones de luces parpadeantes, para que el usuario presione un mando remoto (conectado vía bluetooth) cada vez que vea parpadear la luz. Así, según sus creadores, tendríamos un diagnóstico de cada ojo en aproximadamente unos 5 minutos.

Cambridge Consultants garantiza que los resultados de las pruebas serán sencillos y fáciles de entender para cualquier usuario, aunque incluirán suficiente información como para poder compartirlos con nuestro oftalmólogo habitual. Para la compañía, constituye un refuerzo (y no un sustituto) de las técnicas de diagnóstico tradicionales. Además, gracias a su bajo precio (algo menos de 27 dólares) confían en lograr un “impacto positivo” sobre los países en vías de desarrollo donde los procedimientos médicos habituales no son de fácil acceso.

Vía | Digital Trends

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.