Salud

¿Adiós a las agujas? Este parche promete vacunas indoloras y autoadministrables

Esta vacuna contra la gripe que se aplica en un parche que no pincha ni duele

Un grupo de científicos comunica el éxito en el primer ensayo clínico con humanos de un parche autoadministrable e indoloro que se sirve de microagujas para administrar la vacuna de la gripe.

Las vacunas son uno de los hitos más importantes de la medicina, siendo responsables de evitar cada año la muerte de cerca de 2,5 millones de niños en todo el planeta, según datos de la OMS. Los prolíficos avances científicos podrían estar a punto de renovar su vía de administración, que se realiza de forma convencional a través de agujas que llegan hasta el músculo: un grupo de investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia y de la Universidad de Emory de Atlanta han creado un parche indoloro con microagujas capaz de generar una respuesta inmune frente a la gripe, y que podría emplearse para el resto de vacunas.

Este parche es tan eficiente y seguro como la vacuna tradicional, posee el tamaño aproximado de una tirita y contiene 100 “agujas indoloras y solubles en agua, pudiendo transformar la forma en que somos vacunados” indicaba Roderic I. Pettigrew, director del Instituto Nacional de Bioingeniería e Imágenes Biomédicas (NIBIB) de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH) en la revista The Lancet. Estas agujas tienen el tamaño preciso para penetrar en la piel, logrando la ansiada vacunación sin dolor.

Los robots podrían tener sentido del tacto con esta piel impresa en 3D

Otra de sus características más destacables es que puede ser enviado por correo postal y autoadministrado. Solamente debe adherirse el parche a la piel como si de una tirita se tratase y mientras se disuelve, las microagujas se introducen en la epidermis y generan la respuesta inmunitaria en nuestro organismo. “La piel nuestra interfaz con el mundo exterior, por lo que está muy bien equipada para detectar a los patógenos y montar una respuesta inmunitaria para combatirlos”, indica Mark R. Prausnitz, co-director de la investigación. Pronto se probarán con otras vacunas, como las de las paperas, la rubeola o la poliomielitis.

El estudio clínico se realizó con un centenar de voluntarios adultos, divididos en cuatro grupos diferentes: parche con microagujas con la vacuna administrada por un médico, parche con microagujas autoadmistrado, vacuna intramuscular convencional administrada por un médico y parche con microagujas con un placebo administrado por profesional.  La vacunación con este innovador parche fue segura, ya que su único efecto adverso fue una reacción cutánea local. Además, el 70% participantes que probaron afirmaron preferir esta alternativa para ocasiones futuras.

Las ventajas de este método para vacunar son múltiples: reducen el dolor de los pacientes al evitar las agujas, tienen un precio de fabricación similar, reducen el coste económico al poder ser autoadministrables, son fáciles de transportar y de almacenar y, al contrario que las vacunas tradicionales, no precisan refrigeración. Nadine Rouphael, de la Universidad de Emory apuntó que “podemos imaginarnos la vacunación en casa, en el trabajo o incluso la distribución por correo”.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.