Salud

Una de cada dos mujeres tendrá demencia, Parkinson o un derrame cerebral

anciana

Un estudio evidencia que la mitad de la población femenina padecerá demencia, Parkinson o sufrirá un derrame cerebral, así como un tercio de los hombres. Una buena dieta y una vida activa pueden controlar el riesgo de padecer estas enfermedades.

Un nuevo estudio determina que es probable que una de cada dos mujeres de 45 años desarrolle demencia, Parkinson o sufra un derrame cerebral, así como una tercera parte de los hombres a los que se les diagnosticará de igual manera.

Este estudio llevado a cabo por investigadores del Centro Médico de la Universidad de Rotterdam en los Países Bajos se ha realizado con una muestra de más de 12.000 personas, a las que se les ha hecho un seguimiento entre los años 1990 y 2016, y ha sido publicado en el Journal of Neurology, Neurosurgery, and Psychiatry.

Durante este tiempo, 1.489 personas de las que formaban la muestra fueron diagnosticadas con demencia, 263 con Parkinson, y 1.285 tuvieron un accidente cerebrovascular.

El riesgo por tanto de las mujeres de 45 años por desarrollar una de estas tres condiciones es del 48%, y del 36% para los hombres. La demencia tiene especial incidencia en las mujeres, que a los 45 años tienen un riesgo del 25,9% de desarrollarla frente al 13,7% de riesgo que tienen los hombres.

“Estas son las tres enfermedades neurológicas más comunes en la población anciana y también algunas de las más temidas”, expone Silvan Licher, uno de los investigadores. Además, Licher afirma que para las personas mayores de 85 años, la demencia es la enfermedad que mayor riesgo presenta.

La directora de investigación de Alzheimer’s Research de Reino Unido Carol Routledge afirma que “este gran estudio pone de relieve el enorme impacto que las enfermedades neurológicas tienen en la sociedad y cómo las mujeres se ven desproporcionadamente afectadas, especialmente cuando se trata de demencia”.

Además, las personas que sufren alguna de estas tres enfermedades fueron diagnosticados al comenzar el estudio con la presión arterial alta, ritmo cardíaco anormal, diabetes tipo2 o colesterol alto, por eso es tan necesaria la prevención, como afirman los investigadores del estudio:

“Estos hallazgos refuerzan el llamado a priorizar el enfoque en intervenciones preventivas a nivel poblacional, lo que podría reducir sustancialmente la carga de enfermedades neurológicas comunes en la población que envejece.”

La contaminación atmosférica aumenta el riesgo de demencia, según un estudio

Es decir, es necesario mantener un cerebro saludable ejercitándolo y así reducir el riesgo de padecer estas enfermedades que afectan a la mitad de la población femenina y a un tercio de los hombres.

Además, el cuidado de nuestro cuerpo es indispensable para lograr reducir este riesgo también, manteniéndonos activo y dejando a un lado la vida sedentaria, teniendo una dieta equilibrada, dejando de fumar y bebiendo alcohol de forma responsable, y manteniendo nuestro colesterol controlado así como la presión arterial, los cuales son dos indicadores directos de tener una mejor salud cerebral.

Vía | The Guardian

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández