Salud

Un nuevo tratamiento podría detener completamente el Alzheimer

cuidado-alzheimer

El Alzheimer es una de las enfermedades neurodegenerativas más comunes en la sociedad actual, la cual no tiene cura por el momento. Pero este nuevo tratamiento ha dado excelentes resultados nunca vistos que podrían aplicarse a seres humanos en un futuro.

Los investigadores del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, llamado UT Health San Antonio,  han realizado un nuevo estudio utilizando el estrés celular para tratar de encontrar una cura al Alzheimer. Lo que han descubierto podría servir para tratar más de 20 enfermedades cerebrales humanas, como la lesión cerebral traumática y la ya mencionada enfermedad del Alzheimer. Según uno de los investigadores, este tratamiento podría detener el Alzheimer completamente.

El hallazgo más importante en el estudio según los científicos ha sido el establecimiento de un vínculo entre las proteínas tau y las células estresadas o senescentes que se encontraron en el tejido enfermo de Alzheimer.

La proteína tau es abundante en el sistema nervioso central y en el sistema nervioso periférico, y su principal función es regular el equilibrio del tráfico de las células nerviosas, por eso se pueden asociar las alteraciones de estas proteínas a las patologías neurodegenerativas.

La senectud es el proceso por el que las células dejan de dividirse o de crecer de forma irreversible, y este proceso tiene mucho que ver con el cáncer y el envejecimiento. Además, la acumulación de proteínas tau que dejan de dividirse y de crecer se da en más de 20 enfermedades cerebrales humanas.

“La acumulación de proteína Tau es la patología más común entre las enfermedades cerebrales degenerativas, incluida la enfermedad de Alzheimer, la parálisis supranuclear progresiva (PSP), la lesión cerebral traumática (TBI) y más de otras veinte”, se explica en el escrito de la investigación.

Las células senescentes, que son las proteínas tau ‘inútiles’, son tóxicas pero no mueren. Se les denomina células zombies, que se acumulan en tejidos y producen daños en estos tejidos, produciendo inflamación y provocando el desarrollo de distintas enfermedades crónicas que se desarrollan según vamos siendo más mayores.

La saliva del pulpo rojo podría ser un tratamiento contra el alzheimer

Este estudio se ha basado en utilizar medicamentos senolíticos (aquellos que destruyen las células senescentes o inducen a la muerte de las mismas) para eliminar estas células muertas en ratones con Alzheimer, algo que ha funcionado exitosamente.

“La incapacidad de reparar el daño o la exposición a un estrés prolongado puede contribuir al envejecimiento. El estrés celular persistente a menudo aumenta la susceptibilidad al cáncer y las enfermedades asociadas al envejecimiento “, afirma Borut Pojsak, de la  Universidad de Ljubljana en Eslovenia.

Es decir, hay diversos factores estresantes que hacen que las células reaccionen de esta manera. La acumulación de proteínas tau puede activar la respuesta del estrés celular y ser la causante del proceso degenerativo crónico que conlleva la pérdida de neuronas y la disfunción cerebral.

Para eliminar estas células senescentes de los cerebros de ratones con Alzheimer los investigadores utilizaron una mezcla de medicamentos que sirven para eliminar este tipo de células senolíticas. Este medicamento se llama Dasatinib, una medicina utilizada en quimioterapia para tratar la leucemia, junto con quercetina, un compuesto que se encuentra en frutas, vegetales y en el té.

3 meses de tratamiento con grandes avances

AlzhUp es una aplicación desarrollada en España para retrasar el deterioro cognitivo producido por el Alzheimer

El tratamiento ha durado 3 meses, y los ratones que tenían Alzheimer en fase avanzada (ratones con 20 meses de edad), han tenido grandes mejoras en la estructura y la función de sus cerebros al limpiar las células senescentes.

“Esto se observó en estudios de resonancia magnética cerebral (imágenes por resonancia magnética) y estudios de histología postmortem de la estructura celular. El tratamiento parece haber detenido la enfermedad en sus pistas”, afirma Miranda Orr, investigadora científica de salud de VA en el Sistema de atención médica para veteranos del sur de Texas.

Por tanto este avance da esperanzas a los investigadores para que incluso los pacientes humanos que ya tienen síntomas de la enfermedad cerebral puedan ser curados a través de este tratamiento.

La enfermedad del Alzheimer se relaciona con la acumulación de proteínas beta-amiloides (esencial para el correcto funcionamiento del cerebro), algo que se produce al principio de la enfermedad, y con las proteínas tau que se dan en las fases más avanzadas de la enfermedad.

Estas medicinas utilizadas no tienen efectos secundarios, y en los 3 meses de tratamiento tan solo se suministraron 6 dosis del medicamento.

“El medicamento entra, hace su trabajo y se limpia. Las células senescentes vuelven con el tiempo, pero esperamos que sea posible tomar el medicamento nuevamente y limpiarlo nuevamente. Eso es un gran beneficio, no sería un medicamento que las personas tendrían que tomar todos los días “, afirma Miranda Orr.

Ahora es necesario comenzar a realizar pruebas piloto en los seres humanos, y esperar que se produzcan los excelentes resultados que se han dado en las pruebas con ratones para poder curar la enfermedad del Alzheimer.

Vía | Forbes

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández