Salud

La supervivencia del Taj Mahal, contra las cuerdas por la contaminación

La supervivencia del Taj Mahal, contra las cuerdas por la contaminación

El emblemático monumento del Taj Mahal se encuentra en riesgo de ser demolido si no se inicia una pronta rehabilitación debido a los daños provocados por la polución atmosférica y la contaminación.

Es una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno y tristemente, suma muchas papeletas para ser tirado abajo si no se inicia un sólido plan de preservación lo suficientemente rápido. Hablamos del Taj Mahal, considerado de forma unánime el más bello palacio del mundo y que contiene elementos e influencias de las culturas arquitectónicas islámica, india, turca y persa. Pese a que el mausoleo erigido para  la esposa de Shah Jahan, Mumtaz Mahal, se trata de su parte más visible y famosa, el conjunto total de edificios amurallados incluye jardines, mezquita o casa de invitados y se extiende a lo largo de 17 hectáreas.

Así será la primera ciudad forestal del mundo contra el calentamiento global

Tres siglos después de su construcción, este símbolo de la rica historia de la India y monumento de gran afluencia turística -atrae a 8 millones de visitantes al año- y Patrimonio de la Humanidad desde 1983 se encuentra en peligro inminente. Según revelaban desde Business Insider India, podría tener que ser demolido debido a la contaminación. Ya el pasado mes de mayo el ambientalista Mahesh Chander Mehta impulsó una revisión, ya que la fachada de mármol blanco mostraba bastante degradación en el color.

La corte ha comenzado a implementar varias leyes de preservación: por ejemplo, los visitantes no locales no pueden orar en las instalaciones del monumento, pero los funcionarios han declarado el caso como una “causa sin esperanza”, y dirigen la culpa al gobierno local por fracasar a la hora de idear un plan de preservación veloz y adaptado a las circunstancias.

Los motivos del visible deterioro del edificio en las tres últimas décadas son fundamentalmente dos: las emisiones nocivas de partículas contaminantes por parte de la actividad industrial de la ciudad -y también debido al uso generalizado de generadores domésticos a base de diésel- y la contaminación y presencia de deshechos en el contiguo río Yamuna, situado en el lado oeste. El río constituye un caldo de cultivo para insectos, cuyos excremento corroen el mármol del Taj Mahal.

Ultimátum para el gobierno local

El Tribunal Supremo de la India ha presentado un ultimátum al gobierno local este miércoles, amenazando con demoler el edificio o cerrarlo. “O cerramos el Taj, lo demolemos o lo restauramos”, afirmaron juez Madan B. Lokur y el juez Deepak a los gobiernos de Central y Uttar Pradesh. Mientras, el gobierno de Uttar Pradesh echa balones fuera y se defiende argumentando que se encuentran elaborando un informe acerca de los niveles de contaminación del aire dentro y fuera de la zona, documento que se presentará dentro de cuatro meses.

El tribunal exige planes de acción claros y revisará el caso a partir del próximo día 31 de julio. Por otra parte, también interrogó al presidente de la Zona Taj Trapezium (TTZ) -la región de 10.400 kilómetros cuadrados alrededor del Taj Mahal- sobre por qué se violó la prohibición del tribunal sobre la emisión contaminante en la zona. Solamente queda esperar cuáles serán las decisiones en torno a esta maravilla, descrita por el poeta Rabindranath Tagore como “una lágrima en la mejilla del tiempo”,

Fuente | Business Insider

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.