Salud

Tomamos mal los antibióticos, según un estudio científico

antibioticos
Escrito por Eduardo Álvarez

Un estudio ha descubierto que la forma habitual de tomar antibióticos puede ser equivocada. Parece que no es necesario agotar el ciclo de tratamiento.

Los antibióticos llevan varios años en el punto de mira, o más bien el abuso de ellos. Según parece, no sólo los tomamos en exceso sino que los tomamos mal, en el sentido de saber cuándo dejar de ingerirlos. Un estudio demuestra que es un error muy común pensar que hay que agotar el ciclo de tratamiento.

Según dicho estudio, publicado en el prestigioso British Medical Journal, no hay evidencia científica que demuestre los beneficios de tomar el antibiótico hasta el final del ciclo. De hecho hacerlo puede causar el efecto contrario: un fortalecimiento notable de las bacterías que acabaría provocando infecciones más virulentas en el futuro.

La raíz del debate está en el proceso de adaptación de estas bacterias frente a los antibióticos. Al “bombardearlas” con medicamentos, las variantes más débiles de las mismas son sustituidas por otras resistentes. Tradicionalmente se creía que era imprescindible seguir tomando medicamentos para que estas superbacterias no acaben ganando la batalla, pero no es así.

Gadgets y medicina del futuro: La salud en un chip

No se sabe aún exactamente qué momento es el mejor para dejar de tomar los antibióticos, pero si de algo están seguros los científicos que han elaborado el estudio es de que llegar hasta el final del ciclo puede acabar dejando vivas en tu organismo bacterias resistentes prácticamente a todo, listas para contraatacar a la primera oportunidad.

“Necesitamos más estudios que demuestren en qué momento es seguro detener el tratamiento, pero llevar a cabo este trabajo es difícil si los médicos y los pacientes siguen creyendo, equivocadamente, que dejar el tratamiento antes de lo que habitualmente se recomienda puede aumentar el problema de resistencia” ha afirmado Martin Llewelyn, especialista en Microbiología a El Mundo.

Evidentemente, hay que hacer caso siempre a la recomendación del médico hasta que la ciencia alcance un consenso. De momento son muchos los facultativos que han reducido la frecuencia con la que recetan antibióticos, pues no sólo es malo tomarlos más de la cuenta a título individual sino que crea un problema social al hacer proliferar bacterias fuertes.

Artículo publicado originalmente en Computerhoy.com

Sobre el autor de este artículo

Eduardo Álvarez