Salud

Todos los errores que deberías evitar al hacer ejercicio

gimnasio deporte ejercicio

Ten cuidado con los hábitos que adoptes al hacer ejercicio: algunos errores pueden anular los beneficios de tu entrenamiento, e incluso dañar tu salud. Descubre qué es lo que debes evitar al hacer deporte y mantente en forma de manera saludable.

Posiblemente el propósito de año nuevo más común es empezar a hacer ejercicio. Eso si, el mero hecho de conseguir levantarte del sofá e ir al gimnasio no es suficiente: es importante que hagas ejercicio, pero es aún más importante que lo hagas bien.

Y no estamos hablando de escoger el mejor deporte para quemar calorías, por ejemplo. Hagas el ejercicio que hagas hay algunos hábitos que pueden reducir los beneficios del ejercicio e incluso anularlos. Y lo que es más, cometer algunos errores en el gimnasio puede dañar tu salud.

Eso si, son hábitos fáciles de corregir, la clave es conocerlos. Por ello te contamos algunos de los errores que debes evitar cometer al hacer ejercicio.

  • No calentar antes: ¿Tienes un horario ajetreado y muy poco tiempo para ir al gimnasio? No es excusa para saltarte los ejercicios de calentamiento. Calentar antes de hacer deporte es fundamental, y debes dedicar al menos entre 5 y 10 minutos a hacerlo. Así, los ejercicios de calentamiento estático, como estirar, debes guardártelos para después del entrenamiento; antes prueba a hacer ejercicios dinámicos.
  • Solo hacer cardio: Sepárate de la máquina de correr durante un rato: no solo te interesa hacer cardio cuando ejercites. Los ejercicios de fuerza también son importantes para darle forma a tu cuerpo además de fortalecer tus huesos y articulaciones. Cuando vayas al gimnasio procura hacer los dos tipos de ejercicio: empieza por los de fuerza y acaba por los de cardio. Solo debes alternar el orden de tus ejercicios si tu objetivo es ganar resistencia para correr una maratón, por ejemplo; si tu intención es perder peso o ganar músculo sigue el primer orden.
  • Hacer el mismo entrenamiento durante meses: Si el entrenador del gimnasio te preparó un entrenamiento en enero, no puedes seguir con el mismo hasta septiembre. Cada poco tiempo deberías introducir modificaciones en tu entrenamiento y subir algo la intensidad o dificultad. Así, es recomendable cambiar tu entrenamiento por completo cada 6-8 semanas.
  • Darle más importancia a la cantidad que a la técnica: Es mejor que hagas menos sentadillas, pero que las hagas bien. Así, es mejor que cargues con menos peso, pero lo levantes adecuadamente. Pide ayuda a un profesional, fíjate en tutoriales en Internet…lo que sea para aprender a dominar bien la técnica. En caso contrario estarás perdiendo el tiempo e incluso puedes dañar tus músculos.

¿Madrugar para hacer deporte o respetar las horas de sueño? Los expertos hablan

  • Centrarte en ciertas partes del cuerpo: Suena absurdo pero, la clave para tener abdominales no solo es hacer abdominales. Tienes que combinarlos también con otros ejercicios que beneficien a todo tu cuerpo, no centrarte en una parte específica como el bíceps o el abdomen.
  • Agotarte en el gimnasio: No es necesario que acabes completamente exhausto tras hacer deporte. Retar a tu cuerpo de vez en cuando y forzarte a superar tus límites no está mal, pero no debes hacerlo a menudo. Acabar agotado, sudando y dolorido no es sinónimo de un buen entrenamiento: intentar sentirte así cada día que vas al gimnasio acabará dañando tu salud.
  • Obsesionarte con la báscula: El peso que estés perdiendo no es lo único importante. Tu progreso se refleja en la forma de tu cuerpo, no solo la cifra de la báscula. Para motivarte intenta apuntar todos los ejercicios que hagas y el progreso que estés haciendo.
  • Beber demasiado agua: Es fundamental mantenerte hidratado durante tu entrenamiento, pero tampoco tienes que beberte una botella de golpe. Lo más importante es saber qué beber: evita las bebidas deportivas y bebe agua. Así, tómate un par de tragos si lo necesitas durante el ejercicio si no quieres encontrarte mal. Después de entrenar bebe – despacio – suficiente agua para rehidratarte; para calcular la cantidad multiplica tu peso por 0,03, y el resultado serán los litros que deberías beber.

Vía | Business Insider

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!