Salud

¿Tengo que lavarme las manos cada vez que voy al baño? Esto dice la ciencia

Escrito por Redacción TICbeat

Aunque todos sabemos que es necesario lavarse las manos después de haber visitado el lavabo, los estudios revelan que sólo el 67% de las personas se las lavan. Estas son las razones que te harán comprender por qué no puedes salir del baño sin habértelas lavado.

Sólo el 67% de las personas se lavan las manos después de usar el baño. Así lo afirman los estudios realizados en torno a este problema de insalubridad. El profesor de ciencias alimentarias en Rutgers D. Schaffner se ha dedicado a estudiar el lavado de manos estos últimos años y afirma sin pelos en la lengua que “no importa si estás orinando o si estás haciendo aguas mayores, debes lavarte las manos”.

Descubramos los principales motivos por los que el profesor hace esta imposición con rotundidad:

Los gérmenes no quieren irse de los lavabos, siempre se quedan

El baño es el paraíso de los gérmenes, es decir, cuando entras al baño estás entrando a uno de los lugares del mundo donde más bacterias te encontrarás por metro cuadrado.

Pero claro, también lo que vayas a hacer en el baño implicará que los gérmenes se multipliquen. El profesor Schaffner es más explícito en este tema: “Si tienes diarrea en las manos, es mucho más importante que te laves las manos que si no obtuvieras heces en tus dedos”, afirma. Y recalca: “Dios mío, si tienes caca en tus manos y tienes tiempo, sin duda, entra allí, enjabónate muy bien y haz un buen trabajo”.  Estas afirmaciones pueden sonar un poco grotescas, pero es importante recalcarlo ya que las heces humanas contienen innumerables patógenos como E. Coli, Shigella, Streptococcus, hepatitis A y E, etcétera.

Es decir, si comparamos la orina con las heces ésta es mucho más limpia y puede albergar menos infecciones, aunque contiene muchas bacterias igualmente. “Las personas que usan orinales probablemente piensan que no necesitan lavarse las manos”, dijo Michael Osterholm, director del Centro de investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota, al diario The New York Times.

Pero lo cierto es que hagas lo que hagas en el baño, lo más recomendable siempre es lavarse las manos al finalizar. En estos estudios es cierto que hay diferencias entre hombres y mujeres. Las mujeres tienden a ser más conscientes de la necesidad del lavado de manos y por ello lo realizan más que los hombres, según los estudios.

Incluso aunque tu visita al baño sea sin ningún motivo de evacuación, también es posible atrapar otros virus simplemente al tocar la superficie del baño que puede haber sido contaminada por otra persona que haya vomitado o evacuado anteriormente.

Microbios y otras bacterias habitan en los baños, cepas de Staphylococcus, o Staph, se encuentran  en casi todas las manos, como señaló un equipo de investigadores de lavado de manos en un estudio de 2004. Y si estos lavabos son públicos, también se pueden encontrar cepas diferentes de esta bacteria resistentes a los medicamentos. Porque aunque tú hayas tomado precauciones y te hayas lavado las manos, ¿quién te asegura que el anterior que entró al lavabo hizo lo mismo? Tal vez ha tocado el pomo de la puerta, ha utilizado el grifo o ha tocado la cadena con bacterias de sus propias deposiciones.

Lavarte las manos puede salvarte la vida

Antes no se sabía con precisión por qué el lavado de manos era tan importante, aunque desde hace miles de años las religiones instauraron el lavado de manos antes de los rituales como algo obligatorio y símbolo de limpieza. Es a partir del año 1800 cuando se empieza a tener más conciencia sobre la buena higiene de las manos y sus beneficios para reducir las tasas de infección.

El doctor Ignaz Semmelweis se dio cuenta de que cuando los médicos y los estudiantes de medicina estaban con cadáveres antes de tocar a los pacientes en la sala de maternidad, había más madres que desarrollaban fiebres o que incluso morían. Fue este doctor el que instituyó la norma de lavado de cloro y así las tasas de mortalidad se vieron disminuidas considerablemente.

Otro caso en el que el lavado de manos fue vital se desarrolló durante la Guerra de Crimea, cuando una enfermera llamada Florence Nightingale propuso la obligación de lavarse las manos junto a otras medidas de higiene en el hospital donde trabajaba, lo que provocó que la tasa de mortalidad disminuyera en dos tercios, siendo uno de los casos más significativos que demuestra que la higiene adecuada puede salvarte la vida y las de tu alrededor.

Aunque se han conseguido muchos avances respecto a la higiene en las últimas  décadas, todavía nos falta mucho para la prevención de infecciones en esta materia. La diarrea es una enfermedad que mata a unos 525.000 niños menores de cinco años anualmente en el mundo, causada por beber agua contaminada, comer alimentos contaminados o transmitida de una persona a otra como consecuencia de una higiene deficiente, según informa la Organización Mundial de la Salud.

Es decir, según estimaciones de los investigadores de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, un mejor lavado de manos reduciría las tasas de mortalidad por diarrea a la mitad y salvaría más de un millón de vidas cada año. Además reduciría el riesgo de desarrollar una infección respiratoria en un 16%.

¿Sientes que tus manos podrían estar sucias? Entonces lávatelas

Aunque nos hemos centrado en la importancia de lavarse las manos al ir al baño, las bacterias se encuentran en otros lugares e incluso en mayores cantidades. En los pomos de puertas de lugares públicos, en los teléfonos móviles o en los trapos de cocina son probablemente sitios más sucios que un retrete limpio.

Por tanto lavarse las manos en cualquier momento del día nos ayudará a detener la propagación de muchos tipos de bacterias, levaduras y virus.

“Creo que una buena regla general es que debes lavarte las manos cada vez que sientas que podrían estar sucias”, afirma el profeosr Schaffner.  Es decir, lo mejor es lavártelas siempre que puedas.

Para el profesor hay ciertos momentos en el día que afirma que sus horas favoritas para lavarse, por ejemplo después de pasear a su perro, trabajar en la tierra o manipular carne cruda.

Y recalca que incluso sin utilizar jabón, simplemente un enjuague con agua, ayuda a combatir bacterias y por tanto disminuir el número de infecciones.

¿Cómo lavarse las manos de la forma más eficaz?

El profesor Schaffner decidió dar unas pautas a seguir para conseguir un efectivo lavado de manos, que ayudarán a disminuir tus probabilidades de resfriarte, intoxicarte por algún alimento o tener diarrea.

Así es como hay que lavarse las manos para evitar enfermedades

En primer lugar, la temperatura del agua no es un factor determinante. El profesor confirma que no hay ninguna diferencia si el agua está fría o caliente, pero sugiere que “ajuste la temperatura del agua para que sea una temperatura agradable y agradable, para que pueda hacer un buen trabajo”, según informa Business Insider.

El tiempo sí que es un factor determinante, es necesario utilizar el tiempo necesario para enjabonarse bien y limpiar debajo de las uñas. Aunque siempre es mejor poco tiempo que no lavárselas, al menos 20 segundos es lo mejor para limpiar bien la suciedad.

Otro factor determinante es el de secarse las manos antes de abandonar el baño. Es muy importante ya que cuando tienes las manos mojadas las bacterias se adquieren más rápidamente que con ellas secas.

“Si sus manos todavía están mojadas, vaya a tocar la puerta del baño, y es posible que la mano húmeda ayude a transferir las bacterias”, afirma Schaffner. Así que si no hay papel  o secador para secártelas, hazlo en tu ropa y evita contaminarte de nuevo.

Estos consejos son muy útiles y beneficiarán tu salud, ahora sólo hace falta que tú mismo los sigas como rutina en tu día a día.

Vía  | Business Insider

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.