Salud

Solo dos de cada diez españoles usa apps de salud conectada

calcular años de vida saludable

Los españoles poco a poco vamos siendo más conscientes de la importancia de las aplicaciones de salud conectada (que recogen datos como niveles de tensión, temperatura, azúcar o peso), pero aún nos resistimos a emplearlas.

Si decimos ‘salud conectada’ quizás muchos de ustedes imaginen alguna clase de sistema ultrafuturista que sirva para controlar nuestro estado físico e incluso curarnos sobre la marcha. La realidad, más llana e inmediata, es que un primer estadio de ese mismo principio lo podemos encontrar en la misma palma de nuestras manos.

Hablamos de las aplicaciones de salud conectada, esas pequeñas piezas de software en nuestros dispositivos móviles con las que podemos controlar desde nuestra frecuencia cardíaca a nuestros hábitos alimenticios o de consumo de tabaco, pasando por la monitorización del período en el caso de las mujeres y un sinfín más de posibilidades. Una oportunidad sin igual para el ecosistema sanitario y la medicina en general que, sin embargo, sigue sin calar en la sociedad.

Así pues, apenas un 20,3%  de los españoles utiliza alguna app de salud conectada para llevar un registro de su estado de salud. Lo afirma un estudio de PiC, el cual también refleja cómo hasta un 53,9% de los encuestados reconoce ver bastante o mucha utilidad en las nuevas soluciones de salud conectada. Dicho de otro modo: poco a poco vamos siendo más conscientes de su importancia, pero aún nos resistimos a emplearlas.

Seis de cada diez profesionales médicos recomienda usar apps a los pacientes con diabetes

Pese a todo, los datos albergan cierto optimismo si se desglosan por edades, ya que frente al 9% de mayores de 65 que hace uso de estas apps, la cifra sube considerablemente hasta el 28,4% entre los jóvenes y adultos de entre 25 y 34 años.

La importancia de que se consolide el uso de aplicaciones y soluciones de salud conectada en los hogares españoles se hace especialmente patente considerando que hasta un 35,8% de los encuestados reconoce tener que informar a su médico de parámetros como sus niveles de tensión, temperatura, azúcar o peso. Una cifra que crece especialmente en el caso de los hombres (39,3%) y de los mayores de 65 (48%). A la hora de concretar cómo se comunican esos datos con el médico, hasta un 90,1% afirma hacerlo aún de manera personal.

El registro periódico de estos parámetros es fundamental tanto para la prevención como para el tratamiento y seguimiento de diversas enfermedades crónicas. Sin embargo, pese a la creciente oferta de soluciones conectadas, el estudio arroja que tan solo un 23,7% de los encuestados reconoce llevar un registro digital de la evolución de sus parámetros de temperatura, cifra que cae hasta el 12% cuando se trata de la tensión arterial.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.