Salud

¿Qué significan realmente estas etiquetas en la comida que compras?

¿Qué significan realmente estas etiquetas en la comida que compras?

¿Te vuelves loco con la caducidad y el consumo preferente de los productos? ¿No tienes claro del todo el significado de las etiquetas de la comida que compras? Con esta infografía te sacamos de dudas sobre muchos términos comunes en los alimentos.

Pese a intentar apostar por una dieta sana comprando alimentos saludables, en muchas ocasiones terminamos con un carrito de la compra repleto de comida basura o alimentos que nos prometen determinada procedencia o efectos dudosos. La realidad es que en el mundo de hoy acudir al supermercado se ha convertido en toda una odisea debido a la proliferación de etiquetas confusas para los consumidores. Algunas nos ayudan a tomar buenas decisiones de compra, mientras que otras son fruto de cuidadas estrategias de marketing en base a términos engañosos.

A través de una interesante infografía de HappyCleans queremos arrojar un poco de luz sobre tus dudas. Recientemente te explicábamos las principales diferencias entre alimentos ecológicos, biológicos, orgánicos y sostenibles, términos que numerosos consumidores consideran sinónimos pero que en realidad, comportan diversos matices.

Dejar de comer carne roja, el punto de partida para cuidar el planeta

Por ejemplo, la palabra sostenible alude a un modelo de producción que potencia la economía local a medio y largo plazo y respeta el planeta y el medio ambiente, mientras que los alimentos orgánicos son aquellos que no han recibido ninguna intervención química en su desarrollo como fertilizantes o pesticidas.

Teniendo en cuenta que los reclamos de salud en las etiquetas ayudan a vender 377 mil millones en alimentos cada año, es fundamental tener claras varias consideraciones. Es importante reparar en las etiquetas de productos como el pollo, el aceite, los huevos o el pan, así como el porcentaje real de grasas, en lugar de fiarse inmediatamente de la etiqueta “bajo en grasas”.

Por otra parte, la fecha de caducidad no debe confundirse con el consumo preferente. Este último término se aplica a productos más duraderos y que son estables, que pueden perder propiedades o aroma, pero que pueden seguir consumiéndose ya que no existe riesgo microbiológico. 

En la siguiente infografía podrás solventar algunas dudas sobre el etiquetado de los productos, desde la carne y los huevos a los snacks que se publicitan como supuestamente saludables.
¿Qué significan realmente estas etiquetas en la comida que compras?

Infografía | HappyCleans

Fuente | ValueWalk

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.