Salud

Si te han extirpado el apéndice tienes menos riesgo de padecer Parkinson

apendice

Según un nuevo estudio las personas que han pasado por una operación para extirparse el apéndice tienen un riesgo un 20% menor de padecer la enfermedad de Parkinson. Los investigadores evidencian que la enfermedad podría comenzar en los órganos intestinales.

Un nuevo estudio llevado a cabo en Suecia con más de un millón de personas demuestra que las personas a las que se les ha extirpado el apéndice tienen un 20% menos de posibilidades de desarrollar Parkinson, según se ha revelado en el estudio publicado en la revista Science Translational Medicine.

El apéndice es un órgano que se encuentra unido al extremo inferior del intestino grueso, y puede causar esta enfermedad que afecta a unas 60.000 personas cada año, y que es incurable. La enfermedad de Parkinson tiene diferentes síntomas como movimientos incontrolados, temblores en los dedos, las manos, las piernas y los pies. También causa rigidez, depresión, dificultar para equilibrarse, y trastornos gastrointestinales como el estreñimiento.

“La enfermedad de Parkinson es un trastorno multisistémico. Y, por lo tanto, es probable que haya muchos sitios de origen en términos de donde comienza la enfermedad de Parkinson, el tracto gastrointestinal es uno de ellos. Para otras personas, puede comenzar en el cerebro”, ha explicado Viviane Labrie, autora principal del estudio y profesora asistente en el Instituto de Investigación Van Andel, en Michigan.

Además, en los últimos 10 años se ha demostrado que el Parkinson no solo es el trastorno del movimiento como se creía anteriormente, como ha explicado Labrie. Los síntomas del tracto gastrointestinal son muy comunes, y es por eso que muchos científicos han decidido investigar si esta enfermedad podría comenzar en los órganos intestinales.

El apéndice contiene una proteína llamada alfa-sinucleína que se acumula en el cerebro de las personas que padecen Parkinson. Así, Labrie junto con otros investigadores analizaron los datos de 1,6 millones de personas, y los resultados fueron que el riesgo de padecer Parkinson se reducía en un 19,3% en las personas a las que se les había realizado una operación para extirpar el apéndice.

También examinaron a 849 pacientes que tenían Parkinson, y el estudio evidenció que la extirpación del apéndice se asociaba con el inicio más tardío de la enfermedad, en concreto 3,6 años más tarde.

“La alfa-sinucleína es una proteína capaz de moverse de una neurona a otra, y se ha demostrado que puede viajar. Si fuera a ingresar al cerebro, puede sembrarse y propagarse desde allí y tener efectos neurotóxicos que podrían conducir a la enfermedad de Parkinson”, afirma Labrie.

Una de cada dos mujeres tendrá demencia, Parkinson o un derrame cerebral

Diversos expertos corroboran este estudio, entre ellos el director científico de la Fundación de Parkinson y profesor adjunto en el Departamento de Neurociencia y Fisiología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York James Beck, pero ha recalcado que aunque el trastorno puede comenzar en el intestino, “no es un indicio de que las personas deban someterse a una apendicectomía si están preocupadas por la enfermedad de Parkinson”.

Según el experto Kevin McConway, profesor emérito de Estadística Aplicada en la Open University del Reino Unido, “las personas a las que se les removió el apéndice en la vida temprana se diferenciarán, en promedio, de las personas que no lo hicieron, de varias maneras”, ha explicado.

“Cualquiera de estas diferencias podría ser la causa de la disminución del riesgo de enfermedad de Parkinson en aquellos que tuvieron su apéndice y no la extirpación del apéndice”, afirma McConway.

Por tanto este estudio corrobora la relación que existe entre la disminución del riesgo de padecer Parkinson y la extirpación del apéndice, aunque no se puede tomar como una causa y efecto únicos, ya que existen otros factores que rodean a la enfermedad de Parkinson.

Vía | CNN

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández