Salud

Si los elefantes tienen más neuronas que los humanos, ¿por qué somos más inteligentes?

kenia

¿Qué es lo que hace que nuestro cerebro, 3 veces más pequeño y con menos neuronas que el de los elefantes, pueda realizar cálculos mentales o razonar en diversas situaciones? Te contamos por qué las neuronas y el tamaño cerebral no determinan la inteligencia.

Se puede creer que cuanto más grande y más neuronas tenga un cerebro este será mejor. El cerebro del elefante africano, tiene un peso de 5 kg y 257 mil millones de neuronas, entonces, ¿por qué los seres humanos somos más inteligentes que los elefantes, si estos tienen tres veces más neuronas que nosotros?

En el lado opuesto, hay gusanos que tienen cerebros que pesan una fracción de gramo y tan solo tienen 300 neuronas. Nuestro cerebro se encuentra en el medio del cerebro del elefante y del de este gusano, con un peso de 1,4 kg y unas 86 millones de neuronas.

Los cerebros de los seres humanos no son tan especiales; los delfines, por ejemplo, tienen pliegues cerebrales más complejos que los nuestros. Incluso si creemos que el tamaño corporal puede ser un factor determinante, al examinar a un tití (especie de mono que no se encuentra entre los animales más inteligentes) llegamos a la conclusión de que este nos vencería igualmente en inteligencia.

Por ello se intentó explicar el fenómeno de nuestro cerebro a través del EQ (cociente de encefalización), que es el cociente que tiene en cuenta que la relación entre el cerebro y el tamaño corporal no es lineal, es decir, es una fórmula completa. Según nuestro tamaño, tenemos un cerebro que es siete veces mayor de lo que debería ser, pero esta tampoco puede ser la respuesta ya que según el cociente EQ el mono rhesus tendría que ser más inteligente que un gorila, y no es así. Con lo cual esta explicación tampoco es válida.

Nuestro cerebro se encuentra en la media en tamaño y número de neuronas, el área de superficie tampoco destaca de entre otros animales, ni el EQ o la densidad de neuronas, con lo cual, ¿qué es lo que provoca que seamos más inteligentes que otras especies? Esta respuesta bien podría explicarse con un ejemplo tecnológico.

Pensemos en el ordenador más rápido del mundo: Summit, creado por IBM y Nvidia. Tiene 27.648 GPU y 9.216 CPU, y es capaz de hacer 200 cuatrillones de cálculos por segundo. Es decir, esto equivaldría a que todas las personas de la Tierra hiciéramos un cálculo por segundo durante casi un año para hacer lo que esta computadora puede hacer en tan solo un segundo.

Este PC puede explorar el cáncer, descubrir la genética en una escala inimaginable para nosotros, y hasta modelar el universo, pero ¿puede ejecutar el juego Minecraft? No, no podría. Y sin embargo cualquier PC simple que tengamos en casa sí que puede.

Esta máquina tan compleja y con más memoria y poder de procesamiento que cualquier otra, no puede ejecutar un simple juego que el resto de PC pueden sin problema. ¿Y por qué? Porque no está diseñada para ello. La computadora de IBM ha sido creada para ejecutar complejos modelos astronómicos y biológicos, y el resto de ordenadores simples para ejecutar juegos y otras tareas sencillas que realizamos a diario.

Lo mismo pasa con los cerebros. Por muchas neuronas que tenga un cerebro, el ‘poder de procesamiento’ no es lo único necesario si lo que quieres hacer en jugar al Minecraft. Lo que hay dentro de la máquina, la forma en que se conectan sus partes, su interacción, es diferente dependiendo del propósito con el que se ha creado la computadora.

Cada ‘máquina’ tiene su propósito o función

elon-musk-y-otros-que-quieren-conectar-inteligencia-humana-y-artificial

Los cerebros de humanos y los de elefante han sido diseñados para lograr cosas diferentes. Las diferentes partes del cerebro tienen diferentes concentraciones de neuronas, por ejemplo, en el cerebro de los elefantes solo un tercio de sus neuronas se encuentran en su corteza cerebral, que es la parte del cerebro asociada a las funciones cognitivas superiores, a la inteligencia. Sin embargo tienen una gran concentración de neuronas en el cerebelo, que es el encargado de los movimientos corporales.

La forma en que se compone el cerebro también se ha comprobado que es otro factor a tener en cuenta. Los cerebros de los Neandertales eran diferentes a los nuestros, eran más grandes y no se parecían en nada a una esfera lisa, si no que eran rugosos y discontinuos. Es decir: hay numerosos factores que rodean al cerebro que pueden ser factores determinantes para determinar el procesamiento de información.

La estructura de los cerebros, las columnas y capas que forman las neuronas, su estructura y conexión pueden afectar a su funcionamiento.

Los mitos más extendidos y equívocos sobre el cerebro humano

Cada especie animal tiene diferentes necesidades, diferentes sentidos y cuerpos, con lo cual cada cerebro se ajusta a las características de cada animal.

Las tácticas de supervivencia de los seres humanos en la evolución siempre han tenido que ver con el desarrollo de nuestra inteligencia y de ser sociales, gracias a lo cual la especie ha sobrevivido a las adversidades.

Aunque todavía no se puede afirmar qué es lo que hace que una especie sea más inteligente que otra, estos factores pueden llevarnos hasta la solución. Eso sí, seguimos sin poder explicar por qué unos animales son más inteligentes que otros, e incluso por qué un humano es más listo que otro.

Los elefantes tienen, por tanto, cerebro de elefantes, ya que lo que ellos necesitan es hacer cosas de elefantes. Como el ordenador IBM no está hecho para jugar al Minecraft, ya que no fue creado para eso.

Así que es la forma de usar el cerebro lo que hace que unas especies se diferencien de otras, y no el tamaño ni el número de neuronas que se interconectan en el cerebro. Por eso los humanos podemos hacer cosas de humanos mucho mejor que los elefantes, y los elefantes pueden hacer cosas de elefantes mucho mejor que los seres humanos.

Vía | Forbes

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández