Salud

¿Realidad mixta en el quirófano? El proyecto pionero del Hospital Gregorio Marañón

Pronto veremos cirujanos que, además del bisturí, no dejarán de lado sus gafas de realidad mixta cuando entren al quirófano.

Aunque parezca un terreno menos fértil que la banca o las telecomunicaciones, lo cierto es que la sanidad también está dando pasos agigantados por sumarse a la revolución digital. Aunque, en esta ocasión, la irrupción de tendencias como la impresión 3D o la realidad virtual/aumentada no responde a un interés en reducir costes o lograr más clientes, sino a una razón mucho más esencial: salvar vidas.

Así las cosas, son ya varios los ejemplos de hospitales que están trabajando con gafas de realidad virtual tanto en terapias (frente a los trastornos del autismo, por ejemplo) como en la preparación de los cirujanos antes de una operación o para explicar mejor una intervención a un paciente. Aplicaciones pioneras en esta tierra por labrar pero que se quedan atrás en comparación con lo que hoy han dado a conocer el Hospital Gregorio Marañón, la startup Exovite y Microsoft.

La realidad virtual dedicada a la salud moverá 285 millones de dólares en 2022

Este centro médico, a través de su Fundación de Investigación Biomédica y la Unidad de Tumores Musculoesqueléticos, ha implantado la realidad mixta en el contexto de una cirugía real. Así, mediante unas gafas HoloLens, los cirujanos pueden acceder a toda la información del paciente, desde un TAC hasta las resonancias, pasando por sus radiografías y modelos de reconstrucción 3D.

Gracias a este desarrollo conocido como HoloSurg, se ha desarrollado en las gafas un sistema de paneles interactivos que permiten acceder, consultar y manipular toda la información clínica del paciente. Concretamente, en el caso que se abordó en el Hospital Gregorio Marañón -un tumor muscular- se contó con material anatómico de consulta 2D, reconstrucción 3D a partir de un TAC y una Resonancia Magnética del paciente, algunas radiografía, los cortes radiológicos de la resonancia magnética y un atlas quirúrgico.

Al tratarse de realidad mixta -es decir, una combinación de realidad virtual con realidad aumentada- se dispone de toda esa información visual proyectada sobre cualquier punto del mundo real, en este caso, del quirófano, por ejemplo, sobre una pared, una mesa quirúrgica o sobre el propio paciente. Para ello, el dispositivo hace un mapeo de todo el espacio, es decir, un escaneo del entorno y la creación de un mapa 3D que permite dimensionar la sala y los objetos y permitir colocar los paneles donde decida el cirujano.

Las gafas de realidad mixta permiten el manejo de los paneles mediante gestos en el aire y comandos de voz, implementando diversas funcionalidades para interactuar con el contenido, como cambiar los paneles en el espacio, mostrarlos u ocultarlos, exploración 360º de modelos 3D o visualización en detalle de radiografías.

Gracias sus funcionalidades, los cirujanos pueden mantener la atención sobre la intervención en todo momento ya que es un sistema muy poco intrusivo y de muy fácil manejo. El dispositivo se comporta muy bien con la iluminación de quirófano e incluso con personal alrededor de la mesa de operaciones. Asimismo, se puede compartir la visión holográfica con otros usuarios, tanto en local como vía remota, tanto con otras HoloLens conectados, o en su defecto en un simple monitor o pantalla.

Pero, más allá de lo curioso del proyecto, ¿cuáles son los beneficios directos del proyecto para el éxito de la operación? Según los expertos involucrados en la pionera iniciativa, gracias a la proyección de la información holográfica accesible se puede comenzar a guiar la intervención y ganar precisión, acortando tiempo y riesgos quirúrgico.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.