Salud

Qué vitaminas son buenas para tu salud y cuáles pueden dañarla

vitaminas
Escrito por Juan Carballo

Los científicos han demostrado que la mayoría de complementos alimenticios son inútiles e incluso dañinos. Pero, ¿qué vitaminas merece la pena tomar?

Los científicos han invertido varias décadas investigando los supuestos beneficios para la salud de los complejos vitamínicos pero, hasta ahora, no hay ninguna evidencia de que estos suplementos y pastillas aporten nada realmente valioso a nuestro organismo. Es más, los últimos estudios apuntan a que la ingesta de algunas vitaminas en exceso puede ser perjudicial.

Un nuevo estudio que salió a la luz el pasado miércoles demuestra que, a pesar de que la ciencia ha cuestionado los beneficios para la salud de estos complejos de vitaminas, los hábitos alimenticios de los estadounidenses no han variado en la última década. La población recurre a estos suplementos y pastillas en un país (rico) donde los problemas nutricionales están a la orden del día. Pero, ¿qué vitaminas son realmente beneficiosas y cuáles pueden hacernos daño?

Los complejos multivitamínicos

Durante décadas se insistió en la idea de que los suplementos multivitaminas son esenciales para mantener una buena salud. En teoría, la vitamina C favorece al sistema inmune, la vitamina A protege la visión y la vitamina B aporta energía extra. Esto es falso, un consumo en exceso puede tener efectos muy dañinos. Lo cierto es que todos estos componentes se pueden ingerir fácilmente en una dieta equilibrada.

Vitamina D

La vitamina D no se encuentra en la mayoría de alimentos que comemos, pero es muy importante para mantener los huesos fuertes y para absorber correctamente el calcio. Se obtiene de la luz solar de forma natural, por lo que en invierno podríamos llegar a tener carencias de este compuesto. Los expertos recomiendan tomar suplementos de vitamina D porque, en general, ayudan a tener una vida más saludable.

¿Es bueno tomar complementos vitamínicos?

Antioxidantes

Las vitaminas A,C y E son antioxidantes que se encuentran en muchas frutas -sobre todo en las bayas- y verduras. Aunque supuestamente tiene propiedades anticáncer, un estudio ha encontrado que los hombres fumadores que toman esta vitamina tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de pulmón: “El tratamiento con betacaroteno, vitamina A y vitamina E puede aumentar la mortalidad”.

Vitamina C

La época dorada de la vitamina C arrancó en la década de 1970. Desde entonces, la ciencia ha demostrado una y otra vez que esta vitamina no influye en los resfriados comunes. Las dosis que superen los 2.000 miligramos incluso pueden aumentar el riesgo de padecer cálculos renales. Lo mejor es sustituir los suplementos químicos por frutas, como la fresa o los cítricos.

¿Es bueno tomar suplementos de vitaminas?

Vitamina B3

La vitamina B3 ha sido empleada durante años para tratar desde el Alzheimer hasta las enfermedades cardiacas. Pero en el 2014 se demostró que su ingesta no reduce las probabilidades de sufrir un ataque al corazón, ni un derrame cerebral ni la muerte. Además, aquellos que toman suplementos de B3 son más propensos a desarrollar infecciones, problemas hepáticos y hemorragias internas. Solución: comer salmón, atún o remolacha.

Probióticos

Los probióticos se encuentran de forma natural, en pequeñas cantidades, en el yogur y en otros alimentos fermentados. Su función es apoyar las bacterias de nuestro intestino que juegan un papel crucial en nuestra salud. Con todo, los efectos de los probióticos no están probados: a veces ayudan, otras no. Por eso, lo mejor es dejar a un lado las pastillas.

¡Son positivos los complejos vitamínicos?

Zinc

A diferencia de la vitamina C, cuyo efecto sobre los resfriados es cuestionado por la comunidad científica, el zinc sí que puede ayudar. Este mineral interfiere en la replicación de los rinovirus, los microorganismos involucrados en esta enfermedad común. Una investigación del 2011 demostró que, por efecto del zinc, los resfriados son más cortos y sus síntomas menos graves.

Vitamina E

La vitamina E es un antioxidante famoso por su supuesta capacidad de proteger contra el cáncer. Las evidencias científicas, de hecho, apuntan a que aumenta el riesgo de padecer cáncer de próstata. Un estudio de 2005 llegó a vincular la ingesta de altas dosis de vitamina E con el riesgo de muerte. En este sentido, lo más recomendable es dejar a un lado la pastilla y apostar por las espinacas y otras verduras de color verde oscuro.

Ácido fólico

El ácido fólico es un tipo de vitamina B que nuestro cuerpo emplea para producir nuevas células. Las organizaciones de la salud recomiendan a las embarazadas tomar dosis de 400 microgramos de este compuesto porque su cuerpo precisa de ayuda en el desarrollo del feto. Esto ayuda a prevenir malformaciones y enfermedades de todo tipo, pero sólo a las mujeres embarazadas.

Artículo publicado en Computerhoy

Sobre el autor de este artículo

Juan Carballo

Periodista de formación, curioso hasta la médula. Mi interés por la tecnología me viene de lejos, cuántas veces desconfiguré y arruiné aquel IBM de mi infancia buscando respuestas a la magia de la informática. Hoy sigo igual, pero esta vez mi objetivo es compartir esta pasión con vosotros y seguir aquí en la brecha.