Salud

Qué son los prebióticos, para qué sirven y en qué alimentos encontrarlos

Qué son los prebióticos, para qué sirven y en qué alimentos encontrarlos

Te explicamos qué son los prebióticos, por qué benefician notablemente a tu salud intestinal y en qué alimentos puedes encontrarlos para incorporarlos a tu dieta habitual.

Los prebióticos -concepto que no se debe confundir con probióticos- están formados por moléculas de gran tamaño pertenecientes a la fibra alimentaria, en su mayoría hidratos de carbono (oligo y polisacáridos) que son fermentados por la flora intestinal. En cuanto a sus características, son sustancias no digeribles de los alimentos que estimulan el crecimiento y la actividad de bacterias beneficiosas para la flora intestinal. A diferencia de los probióticos, estos últimos proporcionan bacterias exógenas vivas a la microflora.

5 vitaminas y minerales que te ayudarán a combatir la depresión

En cuanto a los mejores alimentos ricos en prebióticos, las fuentes principales son el ajo, la cebolla, los plátanos, la miel, el trigo, las alcachofas, la avena, la soja, los espárragos, la achicoria y el puerro. Repasamos algunos de los principales beneficios de su consumo.

Beneficios de los prebióticos

  • Salud intestinal: Estos ingredientes permiten digerir alimentos indigestos, garantizan un equilibrio bacteriano saludable y protegen el revestimiento de los intestinos, previniendo el riesgo de padecer síndrome de colon irritable y otros problemas, tal y como subrayan diversos estudios científicos.
  • Mejoran el sistema inmune: Más del 50% de la actividad inmunológica en el cuerpo ocurre en el intestino, y estos ingredientes que estimulan las bacterias pueden proteger tu intestino contra patógenos y toxinas potenciales presentes en los alimentos, aliviando la tensión en el resto del sistema inmunológico.
  • Cuidan a tu corazón: Los mentados ingredientes se han relacionado con la reducción de los niveles generales de colesterol y la presión arterial, mientras que los efectos antioxidantes de los prebióticos pueden proteger la integridad de los vasos sanguíneos y las arterias, reduciendo las posibilidades de desarrollar una enfermedad coronaria o isquémica.
  • Incrementan la densidad osea: La mayor parte de alimentos ricos en prebióticos también son abundantes en minerales fundamentales para prevenir la aparición de la osteoporosis.
  • Ayudan a perder peso: La fibra incrementa el volumen de las heces y aumenta la sensación de saciedad, lo que puede reducir los atracones y los malos hábitos nutricionales, según estudios como el siguiente.
  • Mejoran el ánimo: Un intestino sano equivale a niveles hormonales normalizados, lo que contribuye a controlar los cambios de humor y los síntomas de ansiedad, así como otros procesos hormonales en el cuerpo.
  • Regulan la respuesta inflamatoria, ayudando a las personas con artritis reumatoide, gota, dolores de cabeza y otras afecciones inflamatorias crónicas.

Fuente | Organic Facts

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.