Salud

Qué le ocurre a nuestro cuerpo si comemos justo antes de dormir

11 consejos para dormir bien cuando hace calor
Escrito por Eduardo Álvarez

Tras un día ajetreado no es raro que lleguemos a casa tarde, cenemos lo primero que veamos y nos metamos en la cama. No obstante, este es un hábito que deberías cambiar, ya que comer antes de acostarte puede provocar muchos problemas. Te contamos cuáles.

En muchos países, especialmente en España, es habitual comer justo antes de acostarse, sobre todo a la hora de la siesta. ¿Es bueno? ¿Es recomendable? Según algunos estudios realizados con cientos de personas, no es ni mucho menos la mejor idea que puedes tener, y los motivos son bastante contundentes.

Las conclusiones son bastante claras: no debes comer a menos de tres horas de irte a la cama. El motivo es simple y llanamente la ley de la gravedad. Nuestros cuerpos no están hechos para que nos tumbemos nada más comer, y por eso cenar juego antes de ir a dormir puede provocar diversos problemas.

El primero y principal es la acidez de estómago. Los jugos gástricos se encargan de descomponer la cómida en el estómago y empujar los restos hacia abajo, directamente al intestino. Sin embargo, si estás acostado esta operación puede tomar más tiempo del necesario, haciendo que los ácidos estomacales te den problemas y quemazón.

No sólo eso: un estudio de 2013 va más allá. Según los científicos que lo elaboraron, las personas que realizan su principal comida del día a partir de las 15:00 de la tarde tienen más problemas para perder peso, hábito que puede conducir a medio plazo a un problema de obesidad.

No obstante, aunque ya sabemos de sobra qué ocurre si comes justo antes de dormir, es difícil evitar esta costumbre. La mayoría de la gente en edad laboral dispone de tiempo libre a partir de las 17:00 de la tarde en el mejor de los casos. Eso hace que la última comida del día se produzca sobre las 20:00, y eso como muy temprano.

8 alimentos que debes evitar comer antes de ir a dormir

Para ir a dormir a las 23:00 o antes, la cena tendría que producirse a plena luz del día, algo que por motivos culturales es muy complicado hacer en España, un país en el que las horas de sol se alargan hasta casi las diez de la noche durante buena parte del año.

Una alternativa no ideal sería reducir la cantidad de comida que tomas antes de dormir y desplazar las calorías a las comidas que haces durante el día.

Vía | Business Insider

Sobre el autor de este artículo

Eduardo Álvarez