Salud

Qué le ocurre a nuestro cuerpo cuando nos dan un abrazo, según la ciencia

abrazo

Cuando tenemos una mala experiencia durante el día, el trabajo ha resultado especialmente estresante o simplemente estamos tristes, un abrazo puede hacer que nuestro estado emocional cambie completamente. Te contamos cómo reacciona nuestro cuerpo a un abrazo.

Hay muchas maneras de reducir el estrés y la ansiedad pero un abrazo podría ser la cura definitiva, siendo la solución a muchos problemas y la medicina que mucha gente necesita en ciertos momentos duros.

Así lo ha demostrado el Departamento de Psicología de la Universidad Carnegie Mellon, con un nuevo estudio en el que analiza las interacciones sociales de 400 personas durante el plazo de dos semanas.

En el estudio se realiza un resumen de las actividades que cada persona realizó a diario, junto con sus estados de ánimo y ha evidenciado que hay un vínculo entre el estado emocional de estas personas, y la cantidad de abrazos que dieron o recibieron de otros.

“Los resultados indicaron que hubo una interacción entre el recibo del abrazo y la exposición al conflicto, de modo que recibir un abrazo se asoció con una menor disminución relacionada con el conflicto en el afecto positivo y un menor incremento relacionado con el conflicto en el afecto negativo cuando se evaluó de forma concurrente”, explican los investigadores en el estudio.

Es decir, los abrazos ayudan a las personas a sentirse mejor después de haber tenido un conflicto o una mala experiencia en el día.

Y los abrazos no entienden de edades ni géneros. Son beneficiosos para todo el mundo, aunque en el estudio se observó que las mujeres daban y recibían más abrazos que los hombres.

7 cosas que haces a diario y te impiden ser feliz, según la ciencia

Pero las conclusiones del estudio son claras: “Nuestros resultados son consistentes con la conclusión de que tanto los hombres como las mujeres pueden beneficiarse igualmente de ser abrazados en los días en que se produce el conflicto”, se explica en el estudio.

También era irrelevante si los sujetos del estudio tenían una relación romántica o estaban solteros, los beneficios del abrazo tenían los mismos resultados beneficiosos.

Aunque en el estudio no se pidió a los participantes que especificaran de dónde provenían los abrazos que recibieron (personas desconocidas, amantes, etc) y ello hace que no se pueda investigar con más concreción si unos son más beneficiosos que otros, la conclusión principal del estudio es que abrazar a alguien que padece estrés o que ha tenido una mala experiencia durante ese día, siempre le va a beneficiar, tanto al que recibe el abrazo como al que lo da. Así que ponte a abrazar y empieza a sentir los beneficios de hacerlo.

Vía | CNN

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández