Salud

¿Qué es la limerencia y en qué se diferencia del enamoramiento?

¿Qué es la limerencia y en qué se diferencia del enamoramiento?

Al contrario que sucede con el enamoramiento, la limerencia se trata de un trastorno mental que comparte rasgos con el primero pero que a su vez, acarrea numerosos síntomas negativos y problemas como la depresión.

Cuando nos enamoramos, las endorfinas y la serotonina sacuden nuestro cuerpo, inundado de deseo, fascinación por la persona amada, euforia o excitación. Sin embargo, cuando este estado mental involutario viene acompañado por la tendencia obsesiva e imperiosa de ser correspondido, cabe hablar de limerencia, un concepto acuñado por la psicóloga estadounidense Dorothy Tennov y del que habla a fondo en su obra “Amor y limerencia: la experiencia de estar enamorado”, en 1979.

Tennov definió la limerencia, también denominada coloquialmente como “enfermedad del amor” como un estado involuntario interpersonal que implica un deseo agudo de reciprocidad emocional; pensamientos, sentimientos y comportamientos obsesivos-compulsivos, y dependencia emocional de otra persona. Desde la psicología se considera un tipo de trastorno obsesivo compulsivo enfocado hacia el amor.

Las claves de una relación de pareja feliz, según la ciencia

Algunos de los rasgos propios de la limerencia son su aparición brusca e involuntaria, pensamientos circulares en torno a la otra persona, fantasías constantes de reencuentro, terror al rechazo, extrema timidez ante la otra persona -acompañada de temblores, palpitaciones o sudoración-, fantasías constantes de reencuentros, ideas Cabesuicidas ante la no correspondencia y falta de control sobre los propios pensamientos. Se trata del reverso oscuro de un intenso deseo romántico, que en vez de acabar en duelo por la falta de reciprocidad, se calcifica para convertirse en obsesión mental. 

Los psicológos alertan de que la limerencia puede provocar ansiedad y depresión, un fuerte malestar en la vida diaria y falta de sueño. Por otra parte, es un tipo de padecimiento que se puede prolongar años, dificultar las tareas cotidianas y reducir la vida social, generando soledad y aislamiento. Muchas de las personas que la sufren no lo reconocen, algo fundamental para encontrar la raíz del problema y acudir a terapia, en la que se busca racionalizar los pensamientos y adquirir control sobre las emociones.

Fuente | BBC

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.