Salud

Puedes leer las emociones del resto fijándote en el color de su rostro

emociones

Hay un 75% de probabilidades de que adivines las emociones de otra persona fijándote en el color de su rostro. Un nuevo estudio revela cómo cambia el color de nuestra cara cuando sentimos distintas emociones y por qué sucede esto.

Puede que creas que eres capaz de disimular tus emociones con una sonrisa, pero la realidad es que eres más transparente de lo que crees. No solo son capaces de detectar tus cambios de ánimo los que mejor te conocen, un compañero de trabajo con el que has compartido un café dos veces en un descanso es capaz de detectar tus emociones.

Un nuevo estudio ha revelado que el 75% de ocasiones las personas son capaces de leer las emociones del resto fijándose en el color de su rostro. Cuando sentimos diferentes emociones nuestro flujo sanguíneo cambia, y este cambio se ve reflejado en el tono de nuestra piel facial.

Usando un ordenador es aún más fácil detectar las emociones analizando el color de la cara de una persona, obteniendo resultados precisos en un 90% de las ocasiones.

Para realizar el estudio recopilaron cientos de fotografías de personas y eliminaron las expresiones faciales como el ceño fruncido o sonrisas; después, los participantes eligieron entre 18 emociones, incluidos “alegremente sorprendido” o “enfado triste”, y solían acertar.

Los investigadores también probaron a mezclar colores y expresiones que no concordaran, logrando confundir a los participantes del estudio que ya no sabían adivinar exactamente que emoción sentía la otra persona.

Los participantes detectaban la felicidad mejor que el resto de las emociones, con un 90% de aciertos, seguido por enfado y triste. La emoción que más les costaba reconocer era una mezcla entre temor y asco con un 65% de aciertos.

¿Por qué sentimos un nudo en la garganta antes de llorar?

No es tan sencillo como que el color azul refleja que estamos tristes y el rojo enfadados, se tratan de patrones y combinaciones únicas de colores para cada emoción. Por ejemplo, el asco se asoció con un tono azulado-amarillento alrededor de los labios y un tono rojizo-verdoso alrededor de la nariz y la frente.

Para saber si alguien está feliz puedes fijarte en si tiene las mejillas rojas y un tono azul en la barbilla. En cambio, sin tiene la frente algo más roja y la barbilla menos azul significa que está sorprendido.

Aleix Matinez, científico cognitivo y líder del estudio, aclaró que puede que muchas veces detectemos estos cambios en el color del rostro para leer las emociones de manera inconsciente.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.