Salud

¿Pueden los fuegos artificiales disparar la contaminación?

¿Pueden los fuegos artificiales disparar la contaminación?

Malas noticias para los amantes de los fuegos artificiales y aficionados de la pirotecnia: concentrados en cortos períodos de tiempo, este tipo de artefactos disparan peligrosamente los niveles de contaminación.

Si le preguntásemos a cualquier persona qué tipo de actividades disparan los niveles de contaminación o contribuyen a potenciar el problema del cambio climático, la gran mayoría responderían aludiendo al transporte, especialmente apuntando a los vuelos transoceánicos, señalarían al sector ganadero y a la producción de carne industrial o mentarían a los combustibles fósiles. Sin embargo, otras acciones en las que no reparamos o menos cotidianas también tienen su diminuto porcentaje de responsabilidad. 

Los niveles de contaminación en la capital de India, Nueva Delhi, alcanzaban valores “graves” el pasado jueves día 8 de noviembre después que el Gobierno autorizase el uso indiscriminado de artefactos pirotécnicos durante la noche para celebrar la festividad hindú del Diwali, también conocido como festival de las luces y que se celebra una vez al año. Las costumbres relativas a esta entrada alegre y festiva del año hindú abarcan estrenar ropa nueva, comprar dulces y hacer explotar petardos y fuegos artificiales.

La supervivencia del Taj Mahal, contra las cuerdas por la contaminación

Los sistemas de medición han confirmado niveles potencialmente peligrosos en varias zonas. Según la Embajada de Estados Unidos, las partículas en suspensión de menos de 2,5 micras (PM 2,5) se han disparado hasta las 689, una cifra estratosférica teniendo en cuenta que lo recomendable es que sea inferior a 50. Estas son sumamente peligrosas y responsables de problemas de salud global como una menor inteligencia, desarrollo neurológico negativo, asma y otros problemas respiratorios, enfermedades cardiovascular. Cabe recordar que una sexta parte de las muertes a nivel mundial se deben a la contaminación.

La peligrosa niebla generada por el uso de artefactos pirotécnicos obedece en parte a que no se pusieron a la venta los fuegos “verdes y sostenibles” autorizados por el Tribunal Supremo indio -y que debían usarse, en teoría, únicamente durante dos horas-. En lugar de ello, se emplearon fuegos artificiales normales a lo largo de toda la noche. Numerosas asociaciones ecologistas han expresado su preocupación. “La orden del Tribunal Supremo no se cumplió y los avisos sanitarios del Gobierno se limitaron a unos pocos periódicos y algunas páginas web“, según el activista de Greenpeace Sunil Dahiya.

Por su lado, las autoridades sanitarias de la zona ya habían alertado en estas últimas semanas de un notable incremento de pacientes con problemas respiratorios, ya que hasta Nueva Delhi también llegó humo procedente la quema de rastrojos en las zonas rurales colindantes.

Fuente | Ecoticias

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.