Alimentación Salud

Por qué sigues teniendo hambre por mucho que comas, según una dietista

plato vacio
Escrito por Business Insider

Hace nada que te comiste un menú entero, y ya vuelves a tener hambre. Estar hambriento incluso después de comer mucho no es tan poco habitual. Hoy te explicamos cuáles son los motivos para que puedas solventarlo y sentirte más saciado tras tus comidas.

En la mayoría de los casos, el objetivo de comer alimentos es sentir menos hambre (o, idealmente, no tener hambre) cuando hayas terminado.

Pero, para muchas personas, este no es siempre el caso. Es posible comer un menú completo, llena de cosas que deberían llenarte y, al terminar, sentir que puedes comer otro menú entero.

Si alguna vez te has sentido así, deberías saber que definitivamente no estás solo. INSIDER ha hablado con Brigitte Zeitlin, una dietista registrada y propietaria de BZ Nutrition, para averiguar por qué no te sientes satisfecho después de comer, y qué puedes hacer al respecto.

Sentirse satisfecho después de una comida no siempre depende de cuántas calorías contenga

11 increíbles beneficios de comer arroz para tu salud

Más bien, depende de lo rápido que tu cuerpo metaboliza los nutrientes en la comida.

“Nuestros cuerpos descomponen y digieren diferentes alimentos a diferentes niveles”, explica Zeitlin. “Los alimentos que tardan más en descomponerse y digerirse son los que nos mantienen llenos durante más tiempo“.

Por lo tanto, si consumes alimentos que se digieren rápidamente (también conocidos como carbohidratos “simples“, como el pan blanco o la pasta), es posible que sientas hambre nuevamente en una hora.

La probabilidad de que te sientas lleno después de una comida generalmente depende de si la comida contiene suficiente fibra, proteína y grasa

alimentos con proteina

Sentirse satisfecho es el punto central de comer“, explica Zeitlin. “Queremos disfrutar de lo que estamos comiendo, obtener suficiente energía para llevar a cabo las próximas horas y saciar nuestro hambre“.

Para lograr esto, Zeitlin recomienda comer comidas y bocadillos que comprenden lo que ella llama una trinidad del saciado“: fibra, proteínas y grasas saludables.

La fibra (verduras, frutas, granos enteros) es lo que dará a nuestra comida volumen y sustancia, las proteínas (legumbres, semillas, huevos, pescado, pollo / carne, productos lácteos) nos darán esa sensación de satisfacción y la grasa saludable (nueces, semillas, aguacate, aceite de oliva) nos mantendrá saciados por el mayor tiempo posible“, dijo Zeitlin a INSIDER.

Los 4 motivos por los que, aunque haces dieta y ejercicio, no adelgazas

Incluso si estás comiendo lo suficiente, es posible que cualquier hambre que sientas después de comer se deba a lo que estás bebiendo durante todo el día, o, mejor dicho, no beber durante todo el día.

Nuestros cuerpos interpretan la sed como hambre, por lo que puedes sentirte hambriento a pesar de que en realidad tienes sed“, explica Zeitlin. “Si pretendes beber entre 8 y 10 vasos de agua [al día], deberías poder distinguir la diferencia entre la sed y el verdadero hambre“.

Zeitlin también recomienda controlar tus niveles de estrés, especialmente si sabes que ha ingerido suficientes alimentos con suficientes nutrientes ese día

estres

A veces, cuando estamos estresados, deprimidos, aburridos o ansiosos, recurrimos a algunos bocadillos o comidas adicionales a pesar de no estar realmente hambrientos”, explica Zeitlin. “Si te sientes hambriento inmediatamente después de tu comida, entonces pregúntate si comiste la combinación correcta y, luego, si has estado bebiendo suficiente agua. Si ambas cosas han estado en el punto correcto, entonces pregúntate: ¿Realmente es hambre o es estrés residual?

Si no estás seguro, trata de caminar rápido, chatear con un amigo o cualquier otra técnica que uses para combatir el estrés. Esto puede disminuir tu ansiedad, lo que, a su vez, podría hacer que el deseo de comer algo desaparezca.

Por supuesto, si todavía tienes hambre, es posible que simplemente no hayas comido lo suficiente ese día

platos-pequenos-comida

Si ese es el caso, no hay razón para negarte más comida.

Si omites las comidas durante el día, está garantizando que te sentirás hambriento en la próxima comida que ingieras y estás obligado a comer en exceso y sentir que no puedes llenarte“, explica Zeitlin. “Tomar comidas más ligeras y más frecuentesdurante el día volverá a hacer desaparecer el hambre y te hará más consciente de dónde proviene el hambre para que puedas darle a tu cuerpo lo que realmente necesita“.

Para evitar la confusión del hambre, Zeitlin recomienda comer tres o cuatro comidas pequeñas y/o bocadillos al día.

Esto ayudará a que tu cuerpo se sienta más lleno (y más enérgico) a lo largo del día y que funcione como una guía innata para descubrir si tienes hambre“.

Sobre el autor de este artículo

Business Insider