Salud

Por qué NUNCA debes lavar el pollo antes de cocinarlo

Por qué NUNCA deberías lavar el pollo antes de cocinarlo

¿Es bueno o malo lavar el pollo antes de cocerlo, freirlo, hornearlo, marinarlo o cocinarlo a la plancha? En este artículo te explicamos por qué jamás deberías lavar este tipo de carne y los riesgos que entraña para tu salud.

Una duda muy común a la hora de manipular los alimentos entre fogones es si debemos lavar el pollo crudo antes de comerlo, una práctica que tal vez hayas realizado en más de una ocasión. En este artículo te explicamos por qué jamás debes hacerlo y además, te explicamos las reglas básicas que debes seguir cada vez que cocines esta carne magra de corral.

15 alimentos prohibidos en varios países del mundo

El error principal es que la mayor parte de las personas creen eliminar gérmenes y bacterias lavando el pollo crudo, mientras que en realidad, hacerlo empeora este problema e incrementa el riesgo de intoxicación alimentaria relacionado con la contaminarse mediante la bacteria Campylobacter, cuyos síntomas son diarreas severas, fiebre, vómito, deshidratación y retortijones abdominales, incluso la muerte en casos muy graves. Si lavas el pollo con agua puedes propagar bacterias alrededor de lavabos, encimeras y otras superficies cercanas, incluso la ropa.

Catherine Brown, presidenta del Foods Standards Agency, revela que los niños menores de cinco años y los adultos mayores son más susceptibles de sufrir intoxicación alimentaria por lavar el pollo crudo. Desde la organización apuntan a la importancia de evitar la contaminación cruzada y cocinar la carne para acabar con las bacterias como la Campylobacter cuyos síntomas pueden prolongarse durante diez días y en algunas ocasiones, requerir la toma de antibióticos.

Cómo cocinar el pollo para evitar riesgos de salud

Según la propia FSA (Food Standards Agency), estos son los pasos que debes seguir a la hora de cocinar el pollo:

  • Nunca laves el pollo: El único método seguro según los expertos es la cocción, que mata cualquier bacteria presente, incluso al Campylobacter. La temperatura mínima del pollo cocido debe ser de 74 grados centígrados,
  • Cubre y refrigera el pollo crudo: Se recomienda ponerlo en la parte inferior del congelador o nevera, para que no gotee ni tenga contacto con otros alimentos.
  • Lava siempre los utensilios de cocina: Es fundamental extremar la higiene en la cocina, lavando tijeras, tablas de cortar, superficies como la encimera, cuchillos y otros utensilios. Tras manipular el pollo crudo también es importante lavarse a fondo las manos con agua tibia y jabón.
  • Comprueba que el pollo esté cocinado: Lo puedes comprobar cortando la parte más gruesa de la carne. Si sigue rosada aún debes seguir cocinándolo hasta que el pollo se haga del todo.

Fuente | Reader´s Digest

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.