Salud

Por qué los anacardos deberían formar parte de tu dieta

Por qué los anacardos deberían formar parte de tu dieta

Si eres un fanático de los frutos secos, te contamos todas las virtudes que los anacardos ofrecen a tu salud, incluyendo mejoras para tus huesos, corazón, sistema inmunológico, músculos o energía.

Si en otras ocasiones hemos escrutado los saludables beneficios de los frutos secos en general, hoy toca cederle el protagonismo concreto a los anacardos, pertenecientes a la familia Anacardiaceae, que incluye mangos y pistachos y originalmente nativos de las áreas costeras del noreste de Brasil. Estos productos de delicioso sabor son semillas con una característica forma de riñón y cultivos propios de parajes con climas tropicales como India, Sri Lanka, Kenia y Tanzania.

5 grandes beneficios de incorporar frutos secos a tu dieta

En cuanto a su composición nutricional, los anacardos son sumamente energéticos, ricos en proteína, grasas saludables y minerales como el calcio, el hierro, el magnesio, el fósforo, el potasio o el zinc, así como vitaminas como la A, la B, la D, la K o la E.  Son una fuente de ácido oleico y proporcionan una buena cantidad de grasas monoinsaturadas y bajas cantidades de grasas poliinsaturadas sin colesterol nocivo si se consumen adecuadamente.

Beneficios para la salud de los anacardos

A continuación, estas son algunas de las razones avaladas por la ciencia para consumir anacardos con regularidad:

  • Previenen enfermedades del corazón: Los anacardos son una buena fuente de grasas dietéticas saludables, esenciales para que nuestro cuerpo absorba las vitaminas A, D, E y vitamina K solubles en grasa y produce ácidos grasos que son vitales para el desarrollo del cerebro y la coagulación de la sangre. Estas grasas saludables incluyen grasas monoinsaturadas (MUFA) y grasas poliinsaturadas. Los anacardos son grandes aliados para tu corazón porque ayudan a reducir el colesterol malo (LDL) si se consumen en cantidades adecuadas, incluso en diabéticos.
  • Músculos y nervios sanos: Los anacardos son una buena fuente de magnesio, imprescindible para el desarrollo saludable de los huesos, músculos, tejidos y órganos del cuerpo. Este mineral también contribuye a mantener la presión arterial, estimular el sistema inmunológico, mantener la función nerviosa y garantizar las funciones metabólicas. De hecho, una deficiencia de magnesio altera el metabolismo del calcio y las hormonas responsables de su regulación.
  • Promueven la formación de RBC: Los anacardos son ricos en cobre, que ayuda en el metabolismo del hierro, contribuyendo a la formación de glóbulos rojos y mantener sanos los huesos y el sistema inmunológico, nervioso y esquelético del cuerpo. Una deficiencia de cobre en el cuerpo puede causar osteoporosis, latidos cardíacos irregulares y anemia.
  • Aumentan la salud ósea y bucal: Los anacardos proporcionan fósforo, clave para el desarrollo saludable de los dientes y los huesos y que también ayuda en la síntesis de proteínas, la absorción de carbohidratos y grasas y el mantenimiento de la salud celular.
  • Reducen el riesgo de anemia: Los anacardos son una fuente de hierro dietético vital para transportar oxígeno por todo el cuerpo y contribuir al adecuado funcionamiento de las enzimas y el sistema inmunológico. Una deficiencia de hierro en la dieta puede provocar fatiga, anemia y una mayor susceptibilidad a las infecciones.
  • Previenen la formación de cálculos biliares: Estos frutos secos ayudan a evitar la formación de estos depósitos que se acumulan en la vesícula biliar, tal y como revelan diversos estudios.
  • Fortalecen el sistema inmunológico: Los anacardos son ricos en zinc, que desempeña un papel vital en el fortalecimiento del sistema inmunológico contra las infecciones microbianas, la síntesis de proteínas y la curación de heridas. Cabe destacar que es extremadamente importante durante el embarazo, la lactancia y la infancia.

Fuente | Organic Facts

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.