Salud

¿Por qué hablar de las vacaciones nos hace felices?

Escrito por Ana Muñoz

La ciencia ha demostrado que hablar sobre las vacaciones con nuestros amigos nos hace felices pero, ¿Por qué? En este artículo desvelamos el misterio.

Hablar con tus amigos o con tus compañeros de trabajo sobre tus vacaciones puede resultar aburrido. De hecho, en ocasiones es tan interesante como contarles lo que cenaste anoche.

Sin embargo, los últimos estudios científicos sugieren que hay que ser un poco egoístas en este aspecto, ya que hablar de las vacaciones nos hace felices.

Pero, ¿De dónde viene esta felicidad? ¿Por qué se produce? Pues bien, todo apunta a que hay tres motivos principales: la planificación, las experiencias y la reminiscencia.

El primero de ellos está muy relacionado con la anticipación, un sentimiento que los seres humanos encuentramos muy satisfactorio. Por otra parte se encuentran las experiencias, otro concepto que nos pone de buen humor.

Finalmente está la reminiscencia, que no es más que los recuerdos y reflexiones que podemos crear durante el viaje. Esto último nos produce un especial placer, ya que así hacemos que nuestras experiencias perduren de por vida.

Pero hay un último punto que la ciencia también ha tenido en cuenta. Y es que un grupo de psicólogos de Cornell University publicó en 2015 un total de 8 estudios que demostraban que la gente era más feliz hablando de sus vacaciones que de las cosas que compraban.

“Los bienes materiales desaparecen a través de la habituación, es decir, dándolos por sentado; mientras que las experiencias se quedan siempre en nuestra memoria y en las historias que contamos”, señalan los investigadores.

Y no hay mejor forma que hablar sobre nuestros recuerdos para mantenerlos vivos.

Irte de vacaciones, una llave para incentivar tu productividad

Por el contrario, si la gente no habla sobre sus vacaciones caen en la posibilidad de olvidar estas experiencias y de dejar pasar esa felicidad momentánea.

Incluso, parece que los momentos negativos pueden llegar a convertirse en felices en función de la persona que lo cuente. “Si, por ejemplo, estaba lloviendo en Roma en tu último día de vacaciones, puede que lo que recuerdes fuese la copa de vino que te estabas tomando en una terraza cuando comenzaron a caer las primeras gotas”, explican.

Así que ya sabéis, si tenéis pensado ir de vacaciones, no olvidéis contar vuestras historias a vuestros amigos, ya que os producirá una felicidad inmensa.

Vía | Business Insider

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.